Diez años, la pena máxima a la que se enfrenta un menor de edad

Diez años, la pena máxima a la que se enfrenta un menor de edad

Diez años es la pena máxima a la que se enfrenta un menor de edad. Un castigo que se aplica sólo en casos excepcionalmente graves y en los que exista reincidencia.