38 años después del asesinato de Carrero Blanco

Carrero Blanco
Carrero Blanco |Archivo

El 20 de diciembre de 1973, el coche en el que viajaban el presidente del Gobierno, su chófer y su escolta saltaba por los aires tras explotar una bomba que ETA había colocado bajo el asfalto, en un túnel excavado en el número 104 de la calle Claudio Coello.

Este martes se cumplen 38 años del asesinato de Carrero Blanco. Este atentado de ETA fue un punto y aparte en nuestra historia reciente y ha inspirado teorías, películas y libros como el del periodista Ernesto Villar: "Todos quieren matar a Carrero".

Su conclusión tras investigar el caso es que los servicios secretos americanos y sobre todo los españoles tuvieron indicios suficientes para parar la preparación del atentado, pero no lo hicieron, ¿Molestaba el almirante? ¿Estados unidos se lo quería quitar del medio?.

Hubo mucho más que despistes. El libro desmonta la teoría de que el atentado pilló desprevenido al Régimen, y demuestra que hubo al menos una veintena de indicios que no se quisieron escuchar. Ni prevenir, ni atajar. ¿Por qué?. Es un misterio ya para la historia.