Un alumno mata a un profesor con una ballesta y hiere a cuatro personas más en Barcelona

Un alumno mata a un profesor con una ballesta y hiere a cuatro personas más en Barcelona

Un alumno de segundo de ESO ha irrumpido en su instituto de Barcelona armado con un puñal y con una ballesta, con la que ha disparado mortalmente a un profesor y ha provocado heridas a otras cuatro personas que estaban en el centro educativo Joan Fuster, situado en el barrio de La Sagrera.

El alumno, de 13 años, es inimputable y sólo está identificado y custodiado en el interior del centro escolar, según ha informado un portavoz de la policía autonómica.

La consellera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, ha explicado que el alumno de 13 años del instituto Joan Fuster de Barcelona que presuntamente ha matado este lunes a un profesor pudo sufrir un brote psicótico según las primeras indicaciones de los expertos, y que no había "ninguna pista extraordinaria" por mala conducta de este estudiante.

En rueda de prensa este lunes por la tarde tras visitar a la profesora y a los dos alumnos heridos en el Hospital de Sant Pau, Rigau ha afirmado que se trata de un "comportamiento patológico de un alumno que llega con una misión enfermiza y actúa sin ninguna reflexión previa".

EL PERFIL DEL ALUMNO

Según ha relatado, el alumno ha llegado tarde al centro y se ha dirigido al aula donde ha agredido a la profesora y ha matado al docente sustituto; ha sido el profesor de Educación Física quien finalmente le ha podido retener.

El alumno no tenía ningún expediente abierto por mala conducta, e incluso había pasado tres días en la nieve con sus compañeros de clase sin registrarse ningún incidente.

"Había participado en la vida ordinaria del centro", ha dicho, y ha añadido que serán los expertos los que determinarán si tiene una enfermedad mental.

Ha afirmado que la salud mental puede afectar a muchas personas y se debe tratar bien, y ha pedido a los medios de comunicación evitar "el espectáculo y la morbosidad".

LOS HECHOS

Los hechos han sucedido sobre las 9.15 horas de la mañana, cuando el alumno ha llegado con retraso a su clase, en el Instituto Joan Fuster de Barcelona, ha llamado a la puerta y una profesora le ha abierto, momento en el que ha sacado la ballesta y le ha disparado cerca de la cara, provocándole heridas de diversa consideración.

Según testigos presenciales, el chico también ha disparado con la ballesta a una alumna de esa clase, hija de la profesora. El alumno iba armado con un machete y una ballesta y llevaba un cóctel molotov, que no ha llegado a utilizar, según han informado fuentes cercanas al caso.

Al oír los gritos, un profesor de una clase próxima, encargado de la asignatura de Ciencias Sociales, se ha acercado al lugar y el joven le ha disparado a la altura del pecho, por lo que ha quedado malherido tendido en el suelo y, poco después, ha fallecido. El agresor ha entrado a otra clase y ha agredido a otro alumno con el arma blanca que llevaba, según las mismas fuentes.

Los alumnos de tercero de ESO se han encerrado en su clase al saber que un alumno de segundo, armado con una ballesta, había agredido a un profesor, según han explicado los menores. Según ha explicado uno de estos estudiantes, cuando han visto pasar corriendo al presunto agresor han salido todos corriendo de la clase hacia el patio, donde se han encontrado con los escolares de segundo que habían salido huyendo.

Los estudiantes también han asegurado que el agresor ha tirado la ballesta, hecha con madera y bolígrafos, a una papelera, antes de salir corriendo. Los mossos d'esquadra han tomado fotografías, huellas y han recogido datos dentro del instituto y han llamado a declarar a algunos de los alumnos que han presenciado el suceso, algunos de los cuales han tenido que ser atendidos por crisis de ansiedad.

Tres de los cuatro heridos en el instituto han sido atendidos en el hospital de Sant Pau de Barcelona de heridas leves y se encuentran estables. Según han informado fuentes del hospital, los tres heridos son una profesora, con contusiones en la cara, su hija, de 13 años, y alumna también del centro, con heridas superficiales en una pierna, y otro alumno, un chico de 14 años, herido en el tórax por arma blanca que se encuentra estable.

Tres heridos están siendo atendidos en el servicio de urgencias, donde aún están valorando si quedarán o no hospitalizados, mientras que el cuarto herido, otra profesora del centro, ha sido atendida en el mismo lugar de los hechos y ya ha sido dada de alta.

El Ayuntamiento de Barcelona ha activado el Centro de Urgencia de Emergencias Sociales de la ciudad para atender las necesidades de las familias de los alumnos que requieran algún tipo de ayuda. La consellera de Enseñanza, Irene Rigau, y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, han acudido al centro de inmediato, en un suceso que ha causado conmoción en la comunidad educativa.

Los partidos catalanes, inmersos en la precampaña de las elecciones municipales, han suspendido sus actos en Barcelona.Por su parte, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha mostrado "consternación" por lo sucedido esta mañana en el instituto Joan Fuster.

LOS MOSSOS LLEVAN AL MENOR A UN HOSPITAL PARA HACERLE UN EXAMEN PSICOLÓGICO

Los Mossos d'Esquadra han trasladado a un centro hospitalario al estudiante de para practicarle un examen médico y evaluar su estado psiquiátrico y psicológico. Según han informado fuentes policiales, el menor, que de acuerdo con la ley es inimputable porque no ha cumplido aún los 14 años, ha permanecido retenido por los Mossos d'Esquadra en el propio centro educativo de Barcelona, donde ha estado acompañado de sus padres.

Posteriormente, el niño, alumno de segundo de ESO del centro educativo Joan Fuster del barrio barcelonés de La Sagrera, ha sido trasladado a un hospital para someterse a un reconocimiento médico con el fin de determinar si padece algún tipo de trastorno psíquico o psicológico, además de evaluar su estado físico.

La situación psiquiátrica del adolescente será clave para determinar las consecuencias que el crimen pueda tener para él, y que en ningún caso podrán ser penales dado que, de acuerdo con la ley del menor, toda persona que no haya cumplido los 14 años no puede ser considerada responsable de sus actos.

La investigación del crimen la dirige el juzgado de instrucción número 24 de Barcelona, que es el que estaba de guardia esta mañana y el que ha procedido a ordenar el levantamiento del cadáver, por lo que encargará las diligencias necesarias para determinar la autoría y las circunstancias del suceso.

Dada su situación de inimputable, la Fiscalía de Menores, que actúa en el caso de jóvenes de entre 14 y 18 años, deberá remitir el caso a la Dirección General de Protección a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA), para que intervenga sobre el estudiante adoptando las medidas de protección que considere oportunas.

Como en el resto de casos de menores desamparados o en situación de riesgo tutelados por la DGAIA, la intervención del fiscal se limitará a redactar un expediente de protección sobre las medidas más convenientes a adoptar sobre él.

LA LEY

Será la DGAIA la que se encargue de evaluar la situación personal y familiar del menor y determinar las medidas que sean más adecuadas para su evolución, han informado fuentes jurídicas. Esas medidas podrían incluir su internamiento en un centro psiquiátrico, de demostrarse que su actuación criminal ha sido motivada por un trastorno mental, una decisión que podrían adoptar los propios padres del niño sin necesidad de que lo acuerde la administración.

En cualquier caso, de acuerdo con la ley, el menor no podrá ser interrogado dada su condición de inimputable, aunque el juez instructor podría acordar su exploración. Si, tras practicar las diligencias oportunas, el juez determinara que no hay otras personas responsables de los hechos aparte del menor, tendría que archivar el caso por autor inimputable, han añadido las mismas fuentes.

EL JUEZ ABRE DILIGENCIAS Y APLICARÁ LA LEY DEL MENOR

El juzgado de instrucción número 24 de Barcelona, que está de guardia, ha abierto diligencias por el crimen ocurrido esta mañana en el instituto Joan Fuster de Barcelona. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) han informado de que el juez tendrá que aplicar la Ley del Menor, que en el artículo 1 de su título preliminar establece que la ley "se aplica para exigir la responsabilidad de las personas mayores de 14 años y menores de 18 años por la comisión de hechos tipificados como delitos o faltas en el Código penal...".

En el título I artículo 3, la ley del Menor especifica que "cuando el autor de los hechos sea menor de 14 años, no se le exigen responsabilidades de acuerdo con esta Ley (....)". Por ello, el fiscal deberá remitir a la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA), la entidad pública de protección de menores, todo lo recabado en la investigación.

Será la DGAIA la que tome las medidas que considere necesario respecto al menor promoviendo "las medidas de protección adecuadas a sus circunstancias". Tanto el juez de guardia como el secretario judicial han acudido esta mañana al lugar de los hechos para hacer el levantamiento de cadáver.