Los acusados de la supuesta violación grupal se declaran inocentes

Los cinco acusados de la supuesta violación grupal de los Sanfermines de 2016 a una joven madrileña han hecho uso de su turno de última palabra en el juicio por estos hechos para declararse inocentes y expresar su "confianza en la justicia".

Una vez finalizada la exposición de los informes de conclusiones por parte de las defensas y antes de que el juicio quedara visto para sentencia, los acusados han decidido hacer uso, muy brevemente, de la última palabra.

Todos ellos se han pronunciado en términos muy similares, de la siguiente manera: "Me declaro y inocente y confío en la justicia"; "me declaro totalmente inocente, confío totalmente en la justicia y espero que esto termine cuanto antes"; "me declaro inocente, confío plenamente en la justicia", y "me declaro inocente, confío en la sala y espero que se haga justicia", han señalado cuatro de los acusados.

Finalmente, el acusado que reconoció la sustracción del móvil de la joven denunciante ha señalado: "Me arrepiento del hurto del móvil, pido perdón, y de los demás delitos soy inocente y confío en la sala".

SOLICITA LA ABSOLUCIÓN

El abogado Agustín Martínez Becerra ha solicitado este martes la absolución de tres de los miembros de 'la Manada' asegurando que las relaciones sexuales que mantuvieron con la joven fueron consentidas y "Pactadas desde el inicio", denunciando un "juicio paralelo" y que la mayoría de pruebas están "viciadas desde el inicio". "Son buenos hijos, algunos trabajan, su imagen ha sido destrozada y sus nombres vilipendiados", ha dicho.

Agustín Martínez Becerra ha afirmado que en la presentación de su informe de conclusiones que va a "intentar poner de manifiesto cada una de las falsedades, cada una de las incorrecciones y cada una de las no verdades que se han vertido en este juicio".

Martínez Becerra, a su llegada al Palacio de Justicia de Pamplona, ha señalado en declaraciones a los medios que los informes presentados el lunes por el fiscal y las acusaciones fueron "sin duda una crónica anunciada y prácticamente se mantuvo todo lo que se puso de manifiesto en la instrucción sin introducir ningún elemento de todo lo que se ha producido dentro del juicio, que es en lo que realmente consiste elaborar un informe". "Lo que se dijo durante la instrucción forma parte del pasado. Realmente el procedimiento se vivió desde el día 13 de noviembre hasta hoy, que afortunadamente vamos a poner epilogo", ha indicado.

Además, ha dicho que le "agrada" que se le pregunte por la "esperanza" que tiene la acusación de ganar el juicio, porque antes "era un juicio que prácticamente todo el mundo daba por ganado, todo el mundo daba como prácticamente un juicio que carecía de sentido". "Yo tengo claro que vamos a poder acreditar sin ningún tipo de dudas que mis tres patrocinados son inocentes, igual que sus dos amigos, y no agredieron sexualmente a nadie al 7 de julio de 2016", ha indicado.

"ELLA NO QUERÍA DENUNCIAR"

Juan Canales, abogado de uno de los acusados por la supuesta violación grupal en los Sanfermines de 2016, ha afirmado que la joven "no quería denunciar y por las circunstancias se vio obligada" y ha asegurado que "si nadie se acerca a prestarle ayuda no hubiera denunciado".

El último de los abogados de la defensa en exponer sus conclusiones ha pedido la absolución de su cliente y ha señalado, en una intervención de unos 40 minutos, que "no ha quedado acreditada" la agresión sexual a la joven madrileña y que "no se han encontrado lesiones de ningún tipo". A su juicio, la joven "no quería denunciar" y "buscó una salida, era la que le ofrecieron quienes le prestaron ayuda, la denuncia".

El abogado se ha sumado a las conclusiones presentadas por los dos abogados de los acusados que le han precedido en la palabra y ha señalado que los procesados "nunca supieron que ella no quería hacer nada". "Ella no dijo nada de que no quería hacer nada", ha expresado, para indicar que "las relaciones eran totalmente consentidas".

Según ha relatado, cuando la joven y los cinco acusados se encontraron en la Plaza del Castillo empezaron a conversar y acordaron mantener relaciones sexuales". Tras un recorrido por calles de Pamplona, ha añadido, "observaron a una vecina entrar en un portal de la calle Paulino Caballero" y accedieron allí por "ser un espacio que les parece discreto". "No conocían la calle, ni el portal, ni el habitáculo, pero les pareció discreto para no ser vistos por nadie para mantener las relaciones sexuales que habían acordado", ha comentado.

Ha explicado que al terminar fueron saliendo ellos del portal y que "las relaciones habían sido consentidas y no hubo ningún forzamiento".

El letrado, en su exposición, ha destacado que al ser detenidos los acusados "no pusieron ningún impedimento" y "colaboraron en todo momento". "Tuvieron una actitud colaboradora y pacífica", ha añadido.

Sobre los vídeos, ha dicho que "pueden ser interpretables" y "lo que se ve es a un grupo de jóvenes practicando sexo". "En ningún caso se ve violencia física y lo dicen los peritos", ha comentado, para señalar que "se ve cierta iniciativa de ella". "En todos los audios aparecen jadeos y gemidos de voz femenina", ha comentado.

LAS ACUSACIONES CONSIDERAN ACREDITADA LA VIOLACIÓN

Ayer fue el turno de las acusaciones, y en el suyo la Fiscalía dio por "acreditado" que los imputados actuaron de forma "conjunta y coordinada", sin el consentimiento de la víctima, que se vio "sometida" y "sin posibilidad" de resistirse. De igual forma ha considerado probado que también concurrió un delito contra la intimidad por los vídeos que grabaron los acusados, y que todos ellos son culpables del robo del móvil de la joven, acto con el que la dejaron "indefensa".

Mantuvo así su petición de 22 años y 10 meses de cárcel para cada uno de los procesados, que la acusación particular elevó hasta 24 años y 9 meses y las populares, ejercidas por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona, hasta casi 26 años.

El abogado de la joven denunciante de la supuesta violación grupal de los Sanfermines, Carlos Bacaicoa, ha afirmado este martes que las tres defensas de los acusados han sido "muy voluntariosas" en la exposición de sus informes de conclusiones en el juicio, pero ha dicho que "tienen más voluntad que posibilidades de éxito", por lo que espera una sentencia condenatorio para los acusados.

A su salida del Palacio de Justicia, una vez que el juicio ha quedado visto para sentencia, Carlos Bacaicoa ha considerado en declaraciones a los medios que el juicio se ha desarrollado de forma "demasiado garantista" para los acusados, "sobre todo en la forma de celebración de la vista". En todo caso se ha mostrado "convencido" de que los cinco acusados saldrán condenados, si bien ha reconocido que "ningún abogado te va a decir cuando sale del juicio que le ha ido muy mal, es fácil de entender". "Yo os digo mi opinión de que ha salido muy bien. pero aquí lo que importa es lo que diga la sentencia", ha señalado Bacaicoa a los periodistas.

También ha planteado que es difícil evitar "una doble victimización" de la joven denunciante con el juicio. "En un asunto de estos es muy difícil de evitar. En el ejercicio del derecho de defensa es prácticamente imposible evitarlo", ha afirmado.

En cuanto al planteamiento de las defensas de que la joven denunció porque sabía que la habían grabado, Carlos Bacaicoa ha dicho que esa es "una fabulación que les ha caído a última hora del cielo por la tontería que dijo el otro día la policía municipal, que evidentemente nadie se cree que un policía, además con años de experiencia, no recoja en una denuncia algo tan relevante como que ella sabía que las relaciones eran consentidas". "Es absolutamente inverosímil, yo creo que el tribunal lo va a tener bastante claro", ha dicho.