Volamos en el Pegasus, el nuevo helicóptero radar de la DGT

Con el motor en marcha, nos subimos al helicóptero de la dirección general de tráfico, y despegamos, para patrullar por algunas de las carreteras de la Comunidad de Madrid, concretamente por las carreteras secundarias.

Es en estas vías donde se producen el 78 por ciento de los accidentes de tráfico mortales. Esta novedosa herramienta para el control de la velocidad, presentada hace solo dos días, empieza barriendo la M501.

La carretera de los Pantanos es uno de los puntos más conflictivos de nuestras carreteras, y donde más infracciones se cometen. La altura de trabajo se sitúa en los mil pies, trescientos metros de altitud, y gracias a la pericia de la operadora del radar, Pegasus puede captar imágenes como estas.

Una vez detectado el vehículo se "trackea". Automáticamente el radar calcula tres mediciones de velocidad, a los 3, a los 6 y a los 9 segundos. La media resultante de las tres dirá si el conductor de ese vehículo será multado.

MARGEN DE ERROR POR DEBAJO DEL DOS POR CIENTO

Pegasus es un sistema basado en tecnología militar adaptada al uso civil. Tiene un margen de error por debajo del 2 por ciento. Viramos a la izquierda, sobrevolamos el pantano de Valmayor y ya en la carretera de Moralzarzal, nos fijamos en otro vehículo.

Pegasus es capaz de cazar velocidades de hasta 360 kilómetros por hora. Volvemos a la base, y tomamos tierra después de comprobar como por las carreteras de Madrid los conductores respetan los límites de velocidad.