Uceda y Flores, cara y cruz en una tarde amable en Las Ventas

El diestro Uceda Leal cortó una oreja de escaso relieve por la excesiva amabilidad del público asistente en Las Ventas, mientras que el mexicano Sergio Flores resultó herido grave.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Juan Manuel Criado, aparentes de presentación, mansurrones, con poca raza y escaso fondo. El más toreable, el primero. El cuarto fue un sobrero de González Sánchez-Dalp, encastado y bueno, ovacionado en el arrastre.

Uceda Leal: media (ovación); gran estocada (oreja); y estocada y descabello (silencio).

Curro Díaz: metisaca y estocada a capón (ovación); y dos pinchazos, media caída y dos descabellos (silencio).

Sergio Flores, que confirmaba alternativa: estocada corta y tendida, y dos descabellos (aviso y ovación que saludó la cuadrilla en el único que mató).

En la enfermería fue operado Sergio Flores de "cornada en tercio inferior, cara interna del muslo derecho con dos trayectorias: una hacia dentro y hacia arriba que causa destrozos en músculo abductor y alcanza el fémur; y otra hacia fuera de 15 centímetros que alcanza cara externa, tercio inferior del mismo muslo. Pronóstico grave".

La plaza rondó la media entrada en tarde agradable.

REBAJAS DEL MES DE JUNIO

No se sabe bien que es lo que ocurre en Las Ventas por el mes de junio que el exigente público tan característico de esta plaza se suaviza de una manera asombrosa para valorar y hasta premiar momentos que, en otro contexto, no hubieran sido ni relevantes.

Es posible que la gente, cansada de tanta monotonía a lo largo de las veinticuatro tardes seguidas de San Isidro, busque en este otro ciclo la diversión a toda costa, sin entrar a valorar de forma rigurosa y detallada lo que acontece en el ruedo.

Ya pasó el año pasado, también en el marco de la Feria del Arte y Cultura, cuando hubo excesiva condescendencia con algunos trofeos paseados, e incluso una Puerta Grande algo generosa también. Y en esta línea parece seguir esta temporada.

Por este motivo, la "orejita" que paseó Uceda Leal de un gran sobrero de Sánchez-Dalp no fue, ni por asomo, justo premio a una faena intermitente, en la que la emoción la puso, precisamente, el toro, que no cesó de embestir hasta "comerse", como suele decirse en la jerga, al madrileño.

Lo único que puede anotarse como positivo de esta actuación de Uceda es el airoso saludo a la verónica, un par de naturales aislados de exquisito trazo, varios detallitos de cierta elegancia en el epílogo, y una gran estocada. Si con esto es suficiente para cortar una oreja en Madrid... que venga Dios y lo vea.

El resto de la faena apenas tuvo poso, con un toreo espaciado y "al hilo", un punto deslavazado y sin entrar en profundidades, aprovechando la codicia del animal para acompañar los muletazos, que, dicho sea de paso, salieron rapiditos y algunos hasta tropezados.

Pero, lo que son las cosas, la gente conectó con la faena, aplaudiendo cosas que, hace menos de una semana, hubieran sido motivo de protestas crispación.

Y qué decir cuando entró la estocada a la primera. La plaza como loca. Ni el "siete" censuró nada. Ver para creer. Ya está dicho que cortó una oreja, de esas de las que con el tiempo nadie se acuerda.

El resto de faenas de Uceda, que tuvo que hacerse cargo de tres astados tras el percance del confirmante Flores, tuvieron escasa trascendencia.

Con el noble y desrazado segundo llevó a cabo una faena anodina y sin poso, donde toro y torero estuvieron en un permanente punto de desencuentro. Y con el "rajado" sexto apenas pudo pasar de la probaturas.

A Curro Díaz le tocó bailar con la más fea, pues a sus manos fue a parar el lote más deslucido en conjunto. Si acaso su primero, noblote pero apagándose como una vela, le dejó esbozar algo de su personal y aromático toreo, mas todo fue un espejismo, pues con tan poca candela era muy difícil calentar.

El quinto fue toro áspero y sin clase con el que hizo un esfuerzo baldío, que no le llevó a nada.

El peor parado fue el mexicano Sergio Flores, que resultó herido de gravedad en el toro de la confirmación, a la postre, el más toreable de los titulares, un animal con buen fondo pero mermado por su poca raza, con el que Flores estuvo voluntarioso sin más.

No acabó de entenderse con él el azteca en el toreo fundamental, aunque en el parón final si logró trascender a unos tendidos que se estremecieron con las fea voltereta que sufrió a mitad del trasteo, y que acabaron enmudeciendo al ver como Flores volvía a salir trompicado en la suerte suprema.

UCEDA LEAL: “CORTAR UNA OREJA EN MADRID SABE A GLORIA”

El triunfador de la tarde de hoy en Las Ventas, Uceda Leal, salía contento y muy satisfecho de su actuación en la Monumental madrileña, ya que "cortar una oreja en Madrid sabe a gloria", reconoció a Efe Uceda al finalizar el festejo.

"Me ha faltado redondear la tarde con la Puerta Grande, pero no ha habido opciones de más, pues mi primero se ha apagado pronto y el que he matado por el compañero herido ha sido un mulo reparado de la vista, con el que era imposible siquiera ponerse delante", dijo.

Curro Díaz salía de la plaza muy fastidiado, no sólo por el hecho de haberle correspondido el lote más deslucido en conjunto, sino también porque "sale un sobrero de mi apoderado -al que Uceda cortó la oreja-, y mete la cara con muy buen aire", dijo.

"Es increíble tanta mala suerte. No me ha embestido ninguno de mis toros y así es imposible, pero bueno, esto es Madrid y habrá que esperar otra oportunidad", apostilló.

Por su parte, el único que no pudo hacer declaraciones al término del festejo fue el mexicano Sergio Flores, que resultó herido por el primer toro, y que para esa hora ya se encontraba ingresado en la clínica de la Fraternidad de Madrid.