Tranquilidad en las carreteras el último día del puente de agosto

Operación Retorno
Operación Retorno |Operación Retorno

La última jornada del operativo especial de la Dirección General de Tráfico (DGT), con motivo de las festividades del 15 de agosto y el incremento de desplazamientos de vehículos que tiene lugar por estas fechas en las carreteras españolas, ha transcurrido con tranquilidad, con pequeñas retenciones en las provincias de Alicante, Asturias, Pontevedra, Alava y Gerona.

17 FALLECIDOS EN LAS CARRETERAS

Un total de 17 personas han fallecido en los 17 accidentes ocurridos en las carreteras españolas durante el puente de agosto, según el balance provisional que incluye los accidentes mortales ocurridos entre las 15.00 horas del miércoles y las 20.00 horas del domingo.

El puente también ha dejado 10 heridos de carácter grave y 26 leves, según ha informado a Europa Press un portavoz de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Según el mismo balance, el día más accidentado fue el viernes, cuando se produjeron un total de 5 accidentes en los que 5 personas perdieron la vida, 2 resultaron heridas de carácter grave y 16 de carácter leve.

MÁS CONTROLES DE VELOCIDAD

La Dirección General de Tráfico (DGT) realizará una nueva campaña de control y concienciación sobre el respeto de los límites de velocidad entre este lunes y el próximo domingo, en la que se intensificarán los controles, según ha informado Tráfico.

Estos controles de velocidad se desplegarán principalmente en las carreteras convencionales, en donde se producen el 70 por ciento de los accidentes con víctimas. Además, la campaña se completará con la emisión de anuncios en televisión y cuñas informativas en radio.

A pesar de que, según las estimaciones de la DGT, llevar una velocidad adecuada podría evitar una cuarta parte de los muertos en accidente de tráfico, el exceso de velocidad sigue siendo un problema presente en las carreteras españolas que se cobra cada año víctimas en el asfalto.

Uno de cada cuatro ciudadanos de la UE admiten superar los límites de velocidad en las autopistas y autovías y el 13 por ciento en las carreteras convencionales, según el estudio Sartre 3 financiado por la UE sobre comportamientos y actitudes sociales.

Este tipo de comportamientos se traduce tanto en sanciones como en consecuencias más graves, como los accidentes de tráfico. En 2011, último año del que se dispone de datos cerrados, 475 personas fallecieron en accidentes de tráfico en los que la velocidad fue uno de los factores concurrentes. Mientras, el exceso de velocidad es la causa más frecuente de multas de tráfico.

Entre enero y septiembre del año pasado, el exceso de velocidad representó el 54 por ciento de todas las multas de tráfico, superando a las sanciones por el uso del móvil al volante (un 16,6% del total), el no uso del cinturón de seguridad (un 16,2%) y superar la tasa permitida de alcohol (un 13%), según datos facilitados por Tráfico.

La DGT advierte de que a 120 km/h se necesita una distancia superior a un campo de futbol para detener el vehículo que conducimos, apartir de 80 Km/h es prácticamente imposible que un peatón salve la vida en un atropello y un aumento del 5 por ciento en la velocidad provoca aproximadamente un incremento del 10 por ciento en los accidentes que causan traumatismos y del 20 por ciento en los accidentes con víctimas mortales.

Actualmente saltarse los límites de velocidad está tipificado como infracción grave o muy grave en la Ley de Tráfico y se sanciona con multas de 100 a 600 euros. En lo que al Permiso por Puntos se refiere, la Ley contempla la pérdida de entre 2 y 6 puntos por este tipo de infracción dependiendo del exceso de velocidad.

Además, superar en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana el límite de velocidad está considerado delito y es castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.