Torres Baena, condenado a 302 años de prisión por actuar como un "depredador sexual"

La Audiencia de Las Palmas ha condenado hoy al principal imputado en el "caso Kárate", el mayor proceso por pederastia juzgado hasta la fecha en España, Fernando Torres Baena, a 302 años de cárcel, como autor de 35 delitos de abuso sexual y otros 13 de corrupción de menores.

La sentencia, leída en vista pública por el magistrado ponente, Salvador Alba, condena además a 148 años de prisión a María José González, esposa de Torres Baena y monitora de su academia de artes marciales, y a 126 años a Ivonne González, profesora de kárate del mismo centro.

El tribunal encuentra culpables a María José González de 20 delitos de abuso sexual y a Ivonne González de 17, pero absuelve al cuarto imputado en este procedimiento, el monitor Juan Luis Benítez, para el que se habían solicitado penas de hasta 20 años de prisión.

ABUSOS SIN PRECEDENTES

La Audiencia de Las Palmas subraya que este sumario recoge un caso de "megaabusos", "sin precedentes en la historia jurisprudencial del país", en el que medio centenar de personas fueron sometidas "a relaciones sexuales indiscriminadas, daba igual la edad o el sexo", durante cerca de dos décadas.

El tribunal considera que estos hechos merecen "el máximo castigo" previsto en el Código Penal y, además, "exhorta" de forma expresa al legislador a endurezca el castigo para este tipo de delitos, por entender que la condena máxima que cumplirán Torres Baena, Ivonne González o María José González (20 años de prisión) "resulta insuficiente".El fallo ordena además la clausura del gimnasio donde se cometieron los hechos y el decomiso de todos sus bienes.

VOTO PARTICULAR

La sentencia cuenta con un voto particular del presidente del tribunal, Emilio Moya, que suscribe todos los hechos probados que declaran sus compañeros y las razones que les llevan a imponer las mayores penas en cada caso, pero discrepa de la absolución de Juan Luis Benítez, que, su entender, debió ser condenado.

El magistrado Emilio Moya considera "ilógico" que Benítez haya sido absuelto de tres cargos de abusos sexuales que se le imputaban, cuando, a su juicio, formaba parte de la "pirámide de abusos" levantada en torno a una academia de artes marciales que era "un auténtico puterío, como han declarado algunos testigos"

Moya ha comenzado la explicación de sus motivos con un "reconocimiento público" a la testigo número 1, una joven que contó a su profesor los abusos que estaba sufriendo porque no quería que el hermano de una amiga, que iba a ser matriculado en el gimnasio de Torres Baena, pasara por lo mismo que ella.

"La testigo número 1 tuvo el valor de descubrir esta trama de abusos y corrupción. Este reconocimiento lo extiendo a todas las víctimas que han pasado por este proceso, que han tenido que declarar hasta cuatro veces hechos muy dolorosos para ellos, y también a sus familias", ha subrayado.

LA AUDIENCIA ORDENA EL INGRESO EN PRISIÓN DE LA CONDENADA QUE ESTABA LIBRE

La Audiencia de Las Palmas ha ordenado a las 12.05 horas (insular), una vez leída la sentencia del "caso Kárate", la detención de la monitora Ivonne González, para que ingrese de inmediato en prisión provisional, dada la gravedad de la pena que le han sido impuesta: 126 años de cárcel

Ivonne González pasó parte de la instrucción en la prisión preventiva, como los otros dos condenados, Fernando Torres Baena y María José González, pero el tribunal le permitió salir en libertad mediado el juicio, el 13 de septiembre, por entender que no existía riesgo de que se fugara o de que desvirtuara las pruebas. Sin embargo, la sentencia la considera culpable de 17 delitos delitos de abusos sexuales, como parte de una trama de abusos continuados a menores que no tiene precedentes en España, ni por número de afectados (medio centenar) ni por duración (20 años).