Torre Pacheco despide a los cinco jóvenes fallecidos en el accidente de tráfico

Los vecinos de Torre Pacheco (Murcia) han despedidoa los cinco jóvenes fallecidos el pasado sábado en un accidente de tráfico y han arropado a sus familiares en la misa funeral que ha tenido lugar en el Frontón Municipal oficiada por el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes.

En el acto han estado presentes el presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez; la presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver; el delegado del Gobierno en la Región, Antonio Sánchez-Solís; miembros del Consejo de Gobierno de la Comunidad; el alcalde, Antonio León; y los miembros de la Corporación municipal, entre otras autoridades.

Durante la homilía, el obispo ha afirmado que se encuentra, al igual que los vecinos, "con el corazón roto" y ha reconocido que "no es fácil decir una palabra para que pueda tener sentido de lo vivido". Desde conocer la noticia, ha admitido que "no daba en el acierto de poder llegar a lo más hondo de vuestro corazón".

"No es fácil porque estamos sumidos en un dolor grande por esta tragedia", según Lorca Planes, quien ha remarcado que "te quedas sin palabras" cuando "sabes que ya no tiene remedio ni hay fuerza humana que pueda retrocedernos en el tiempo". Solo es posible comprenderlo, añade, "si a uno le quedan fuerzas para rezar, para apoyarte en el hombro de aquel que viene a consolarte y para seguir adelante y seguir ayudando a los que te rodean".

Ç Ha dicho ser consciente de que la palabra sola "no llega a lo hondo del corazón", y que la presencia cercana y el silencio "son mucho más elocuentes que el ruido de los discursos". Los que han pasado por el tanatorio "seguro que han guardado mucho más silencio y no han dicho demasiadas palabras, porque nos hemos quedado todos sin palabras", ha aseverado.

"No nos podemos resistir a no estar con vosotros, sino que teníamos que estar con vosotros y acompañaros en el dolor, para que sintáis el calor de todos", ha remarcado el obispo, quien se ha preguntado "quién no ha dejado correr una lágrima y quien de nosotros ha impedido que saliera de sus labios una queja por el dolor de la muerte de estos jóvenes".

"Por la misma sagrada escritura sabemos cómo muchos le han gritado y llorado amargamente al Señor, le han salido a su encuentro para pedirle ayuda y, al fin, han comprendido que Dios estaba con ellos gritando también para que los hombres no nos hiciéramos daños unos a otros", ha concluido.

El presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez, ha reconocido a los medios de comunicación que se encuentra "encogido" por el dolor de un accidente que "ha segado la vida de personas jóvenes que estaban en una etapa de su vida preciosa".

"No entendemos nunca que puede pasar para que estas situaciones se sufran", ha señalado Sánchez, quien ha subrayado que "es el momento de estar con la familia, de darle nuestro apoyo y nuestro cariño, y de lamentar que esto haya sucedido".

HERIDOS

Dos de las jóvenes heridas graves en la madrugada de este sábado en el accidente de tráfico que tuvo lugar en la carretera que transcurre entre La Palma y Torre Pacheco (Murcia) en el que perdieron la vida cinco personas, permanecen ingresadas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital de Santa Lucía de Cartagena, según informaron fuentes del centro sanitario.

Estas dos jóvenes se encuentran conscientes y la Consejería de Sanidad no ha recibido ninguna evaluación desfavorable en las últimas horas, según ha comunicado la titular de este departamento, Encarna Guillén, al ser preguntada en una rueda de prensa.

La tercera herida se encuentra en reanimación, ya que ha sido intervenida quirúrgicamente de fracturas traumatológicas. Si evoluciona favorablemente se le derivará a su área u hospital de referencia, en Los Arcos de San Javier (Murcia), según la consejera, quien ha explicado que las tres jóvenes presentan fracturas a distintos niveles.

Por su parte, el consejero de Fomento e Infraestructuras, Pedro Rivera, quien ha trasladado el pésame a las familias, ha descartado que el estado de la carretera haya tenido una relación directa con el modo en el que se produjo el accidente.