Tiburones: de depredadores a víctimas

La Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos (CRAM) ha organizado en Madrid la exposición itinerante 'A favor de los tiburones, un mar de esperanza' para concienciar sobre la vulnerabilidad de los animales marinos, que han pasado de ser depredadores a ser víctimas.

Cada año mueren más de 100 millones de tiburones en todo el mundo, uno cada 3 segundos. El 42 por ciento de las especies de escualos están amenazadas o en peligro de extinción, según ha comentado en la inauguración el presidente de la fundación, Ferrán Alegre.

La muestra, que incluye maquetas de tiburones a escala real y fotografías estará en el Pabellón Villanueva del Jardín Botánico hasta el próximo 31 de agosto. Cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, la Obra Social la Caixa y la Fundación Seur.

Una de las principales amenazas para esta especie es la sobreexplotación de los mares y en particular la práctica del aleteo, que consiste en cortar la aleta a los tiburones y arrojarlos vivos al mar, sin ninguna posibilidad de sobrevivir. De este modo al desahacerse del cuerpo las embarcaciones consiguen más sitio en sus bodegas. Cuando llegan a puerto es fácil engañar a las autoridades respecto al número de ejemplares capturados ya que sólo llevan la aleta. El kilo de aleta de tiburón seca se paga a 500 euros en los mercados asiáticos, aunque son flotas de la Unión Europea las que se dedican a este tipo de pesca.

Otra de las amenazas para estos animales es la caida accidental en redes de pesca.

15 especies de grandes tiburones son indetectables en los oceános debido a su escaso número.