Los TEDAX de la policía efectuaron 8.760 intervenciones en el último año

TEDAX, viviendo al límite

Agentes de TEDAX-NRBQ de la Policía Nacional, especialistas en intervención de artefactos explosivos y en emergencias de tipo nuclear, radiológico, biológico o químico, han efectuado en el último año 8.760 intervenciones relacionadas con bombas, explosivos o agentes NRBQ, de las cuales 203 fueron actuaciones con artefactos reales.

Según ha informado la Policía Nacional, algo más de la mitad de los casos reales, 123, eran proyectiles o artefactos militares cuyo peligro está en la antigüedad y deterioro de sus cargas, mientras que el resto eran artefactos explosivos improvisados.

La Policía Nacional puso en marcha esta especialidad en 1975 y en estos casi 40 años ha ido evolucionando para estar preparados ante las nuevas amenazas globales de tipo nuclear, radiológico, biológico o químico.

El Plan Estratégico de la Dirección General de la Policía incide en la necesidad de fomentar la prevención, cooperación y colaboración internacional ante todo tipo de estrategias terroristas, especialmente la yihadista. Para ello, los especialistas del TÉDAX-NRBQ están trabajando en el diseño de nuevos medios materiales de desactivación e intervención nuclear, radiológica, biológica o química, y realizan una evaluación y perfeccionamiento de los procedimientos, ha indicado la Policía Nacional.

Actualmente esta especialidad está compuesta por 320 técnicos formados en las dos especialidades: TEDAX y NRBQ. Los agentes están desplegados estratégicamente en grandes urbes por todo el territorio nacional, lo que permite ofrecer una respuesta a los riesgos de artefactos explosivos y agentes NRBQ de forma rápida y eficaz desde alguno de los 28 grupos existentes, junto a la unidad central.

En sus casi 40 años de existencia, han fallecido 16 agentes de esta especialidad en acto de servicio. El primero de ellos fue en febrero de 1978 al desactivar un artefacto del Movimiento Por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC) en Tenerife. Las últimas muertes fueron en julio de 1991, tres agentes fallecieron al proceder a la desactivación de un paquete bomba de ETA.

La Policía Nacional ha destacado que la cualificada formación de esta especialidad hace que sus agentes sean requeridos por las autoridades de otros países para colaborar en las investigaciones de atentados o explosiones. La actuación en el extranjero más reciente se ha realizado este mes de febrero en México, a donde se desplazaron dos especialistas del TEDAX-NRBQ para colaborar con las autoridades de este país en la investigación de la explosión ocurrida en la sede de PEMEX, en la que fallecieron 37 personas.

Los TEDAX-NRBQ han intervenido también en la investigación del atentado cometido en abril de 2011 en una cafetería del centro de Marraketch o el atentado de Yemen en julio de 2007 en el que murieron 7 turistas españoles.

MEDIOS DISPONIBLES

En cuanto a los medios disponibles para realizar este trabajo, la Policía Nacional ha destacado que disponen, desde 2004, de un robot dirigido por control remoto que minimiza los riesgos y que ha sido desarrollado por la propia Dirección General de la Policía y ejecutado por una empresa española. Un robot que, desde su creación, ha ido evolucionando y adaptándose a las nuevas necesidades.

Esta unidad dispone también de diversos trajes de protección diferenciados para casos de incidentes con explosivos o NRBQ. El mono y casco de mayor protección frente a explosivos pesa alrededor de 34 kilos y protege frente a proyecciones, minimiza las presiones y es ignífugo.

Frente a amenazas NRBQ, los especialistas cuentan con tres niveles de protección, el mínimo es una funda de trabajo para recogida de muestras y cuya principal misión es proteger los escenarios, no a los agentes, para no dejar restos que contaminen el lugar, y otros dos trajes de protección media y máxima para encapsularse y aislarse totalmente del medio en casos graves.