Sigue grave uno de los tres niños atacados por un perro pitbull en Toledo

PITBULL300
PITBULL300 |Archivo

Uno de los tres niños que el pasado sábado fue atacado en Toledo por un perro de raza pitbull continúa estable dentro de la gravedad, ingresado en la UCI pediátrica del Hospital Virgen de la Salud de esta capital, han informado a Efe fuentes del centro hospitalario.

El pequeño, de dos años, tuvo que se operado de urgencia tras ser mordido en la cara por el perro, que estaba suelto y sin bozal, en el parque del Crucero de la capital toledana.

Antes de morder a este niño, el perro atacó a una niña de seis años, a la que produjo heridas leves, y con posterioridad a otro niño de doce años, que también resultó con heridas leves.

La policía acorraló al perro en las inmediaciones del Salto del Caballo y fue abatido por efectivos de la Policía Nacional.

El dueño del pitbull fue localizado a través del microchip que llevaba el animal y que ha declarado ante la Policía Local y se está a la espera de la decisión que tome el juez.

El microchip que llevaba el perro estaba registrado a nombre de una pareja, ella residente en Barcelona y él en Toledo, y quienes no habían denunciado la desaparición o la fuga del animal, considerado de raza peligrosa.

LA DUEÑA DIO LA VOZ DE ALARMA

Según han informado fuentes municipales, fue la propietaria la que desde Barcelona se puso en contacto telefónico con la Policía Local de Toledo para comunicar su temor de que el perro pudiera estar suelto y ofreció los datos característicos del animal, que iba sin el bozal preceptivo.

La llamada de la mujer tuvo lugar después del primer ataque del animal, que se produjo sobre la una de la tarde del pasado sábado en la plaza del Cristo de la Luz, en el casco histórico de Toledo, y cuya víctima fue una niña de seis años de nacionalidad china, aunque las heridas fueron de carácter leve.

Por su parte, el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, ha explicado que se pudo localizar al dueño del perro gracias al registro de animales peligrosos con el que cuenta el Ayuntamiento de Toledo, que se actualiza casi semanalmente por la Junta de Gobierno Local.

García-Page ha lamentado el suceso, pero ha señalado que el incidente "es muy excepcional" y "afortunadamente el caso está a disposición judicial".

Por su parte, el subdelegado del Gobierno, José Julián Gregorio, ha recordado que existe una normativa de 1999 que regula la propiedad de perros de raza peligrosa y que entre otros requisitos obliga a que estos perros vayan provistos de bozal y bajo vigilancia de sus dueños.

El subdelegado ha ofrecido su apoyo a las familias de los niños afectados y ha expresado su deseo de que hechos como éste no vuelvan a ocurrir.