El de Santiago, el accidente más grave ocurrido en todo el mundo en lo que llevamos de año

Ha sido el accidente más grave ocurrido en todo el mundo en lo que llevamos de año. El segundo, éste que están viendo. Ocurrió en Lac-Mégantic, Canadá, el pasado 6 de julio. Transportaba 113.000 litros de petróleo y funcionaba sin tripulación.

Causó varias explosiones cerca del centro de la ciudad. 42 cuerpos fueron encontrados aunque varias personas desaparecidas se pudieron evaporar como consecuencia de esas fuertes explosiones. Desgraciadamente en España, conocemos bien éste tipo de tragedias que nos acompañan desde principios de siglo.

El riesgo de accidente ferroviario en España está muy por debajo de la media europea, según datos de la Agencia Ferroviaria Europea, según la cual el riesgo de muertos en un siniestro por millón de kilómetros es de 0,16 en España, frente al 0,31 que registra de media la Unión Europea.

Ello no es óbice para que el accidente de la pasada noche del tren Alvia que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol a las afueras de Santiago de Compostela y que ha dejado 78 muertos y más de un centenar de heridos sea el más grave ocurrido en la Unión Europea en los últimos 15 años, según las estadísticas de la agencia europea.

El siniestro más reciente con un número mayor de víctimas tuvo lugar en Alemania en junio de 1998, cuando fallecieron 101 personas y 88 resultaron heridas.

EL MAS GRAVE DEL MUNDO EN LO QUE VA DE AÑO

Además el de Santiago de Compostela es el más grave y con más víctimas mortales de todos los siniestros de tren registrados en el mundo en lo que va de 2013.

El segundo con más fallecidos tuvo lugar precisamente a principios de mes, el 6 de julio, en Lac-Megantic (Canadá), a 250 kilómetros al este de Montreal, y ha sido considerado el peor accidente ferroviario en Norteamérica desde 1989.

Al principio se ofrecieron los datos de 20 muertos, 50 desaparecidos y 2.000 evacuados tras el descarrilamiento e incendio de un tren cargado con hidrocarburos.

La semana pasada, las autoridades canadienses informaron de que faltaban por recuperar cinco cuerpos del lugar del desastre ferroviario ocurrido en la provincia de Québec, lo que elevará a 47 el número total de fallecidos en el accidente.

El tercer accidente más grave ocurrido este año en todo el mundo acaeció el 15 de enero en Egipto.

Diecinueve personas resultaron muertas y 107 heridas al descarrilar un tren que transportaba a reclutas del Ejército egipcio en la provincia de Guiza.

El accidente se produjo cuando dos vagones del tren se salieron de la vía en la estación de Abu Ruba, en la localidad de Hauandiya.

LA MAYOR TRAGEDIA FERROVIARIA EN ESPAÑA DESDE 1972

Además, el accidente del tren Alvia que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol es uno de los más graves registrados en España en los últimos años.

El siniestro que más víctimas mortales produjo tuvo lugar en enero de 1944, cuando un correo expreso, que también realizaba un trayecto entre Madrid y Galicia, chocó contra una locomotora. Según las cifras oficiales facilitadas en la época el número de fallecidos ascendió a 78. Otras 75 personas resultaron heridas. En 1972 se produjo otros gravísimo accidente de tren. El descarrilamiento del ferrobús de la línea Cádiz-Sevilla provocó 77 fallecidos.

El año 1980 estuvo marcado por dos choques de gran magnitud. En julio 17 personas fallecieron a consecuencia del choque frontal del Talgo Barcelona-Madrid con un mercancías detenido en la entrada del estación Torralba del Moral (Soria).

Sólo dos meses después, en septiembre, el tren Madrid-Valencia colisionó con un autobús de transporte regular en un paso A nivel, que tenía las barreras levantadas, a la altura de la localidad valenciana de Chirivella. Murieron 27 pasajeros del autocar mientras que los viajeros del tren salieron ilesos.

El choque frontal de un tren TER procedente de Burgos y una locomotora provocó 7 muertos en enero de 1981. El accidente se produjo entre las estaciones de Miraflores y Soto del Real, en la provincia de Madrid. Ese mismo año, otras seis personas fallecieron al arrollar un tren a una furgoneta en un paso a nivel con barreras, situado a siete kilómetros de Segovia, mientras que 11 murieron al colisionar un ferrobús contra la parte trasera de un camión remolque, cerca de Huesca capital.

En septiembre de 1984, otra colisión entre un tren y un vehículo causó nueve muertos en el término de Villajoyosa (Alicante). El 88 estuvo marcado por dos accidente, uno de ellos con ocho muertos al chocar en Valladolid los expresos 'Cantabria' y 'Costa Vasca', y otro con 15 fallecidos, entre ellos diez niños de 3 a 5 años, cuatro maestras -una embarazada- y el conductor) al ser arrollado el autocar en el que viajaban por un tren que cubría la línea Zaragoza-Barcelona, en un paso a nivel sin barrera en Juneda (Lérida).

En septiembre de 1989 cinco viajeros murieron al chocar el Talgo Madrid-Gijón con un mercancías en la estación de Arévalo (Avila). En julio de 1990 se produjeron seis muertos al chocar el Intercity Zaragoza-Madrid, a la altura de las localidades madrileñas de Alcalá de Henares y Torrejón, contra una viga suelta de un mercancías que circulaba en sentido contrario.

Durante los años 90 han quedado registrados tres accidentes ferroviarios en agosto de 1993 (12 muertos), noviembre de 1994 (7 fallecidos que circulaban en una ambulancia arrollada), en febrero 1995 (cinco muertos) y marzo de 1997 (18 muertos).

El último accidente de tren producido antes de la tragedia del Alvia en Santiago, tuvo lugar en junio 2010 cuando 12 personas fallecieron al ser atropellados por un Alaris, que cubría la ruta Alicante-Barcelona, mientas cruzaban por un paso indebido en la localidad de Castelldefels.