Retrasa su quimioterapia para poder traer al mundo a su bebé

Se llama Heidi Loughlin, tiene 33 años y tres hijos. Cuando estaba en el tercer mes de embarazo del cuarto, una niña, le fue diagnosticado un cáncer de mama muy agresivo. Para atacarlo debían darle sesiones de quimioterapia y tuvo que tomar una decisión muy dura. Decidió retrasar el tratamiento para poder tener a su bebé, con los peligros que eso conlleva para su salud y siendo advertida por los médicos, como cuentan en el Daily Mail.

Finalmente, la pequeña ha llegado antes de tiempo, 12 semanas antes. Heidi, que es policía, escribía en su blog que ella y su hija están bien y ya ha empezado su tratamiento. Tiene dos años por delante de dura quimioterapia, pero como habéis visto, es una super mujer.

consu_bebe1.jpg
consu_bebe1.jpg
heidi_4345.jpg
heidi_4345.jpg