Rescatan a 67 inmigrantes de dos pateras en el mar de Alborán

Salvamento Marítimo rescató este lunes por la tarde a 67 inmigrantes de dos pateras en el mar de Alborán, según ha informado a Efe una portavoz de Salvamento Marítimo. A 68 millas náuticas al suroeste de Almería fue localizada una patera con 35 inmigrantes, que fue avistada por el pesquero Pico Veleta que rescató a sus ocupantes, algunos de los cuales habían caído al mar, y posteriormente fueron transbordados a la embarcación 'Salvamar Spica'.

Un helicóptero ha permanecido en la zona durante el transbordo por si fuese necesario evacuar a alguno de los inmigrantes, si bien no ha sido preciso ya que presentaban un aparente buen estado de salud.

La embarcación 'Salvamar Spica' trasladó a los inmigrantes al puerto de Almería, al que llegaron sobre la medianoche. Previamente otro buque de Salvamento Marítimo, el "Mastelero", rescató a 32 inmigrantes, entre ellas una embarazada, que viajaban en una patera a 65 millas náuticas al suroeste de Almería. Aunque inicialmente Salvamento Marítimo informó de que iban a ser trasladados al puerto de Almería, finalmente desembarcarán en el de Motril (Granada).

LLEGADA DE UNA PATERA A BENIDORM

Una nueva paterna ha llegado en la madrugada del lunes al martes a Benidorm con ocho personas a bordo con lo que son ya 78 los inmigrantes atendido por Cruz Roja desde este fin de semana en las costas alicantinas, según ha informado la organización humanitaria.

En esta ocasión, en la patera llegada a Benidorm viajaban ocho hombres, de los que dos menores y tres adultos han tenido que ser trasladados a centros hospitalarios por diversas heridas. Este fin de semana llegaron a la costa alicantina un total de 70 personas en pateras. La última llegada se produjo el sábado por la noche al Puerto de Alicante, con una docena de inmigrantes, mientras que otros ocho fueron interceptados en tierra, en el término de Xàbia.

HERIDOS POR LA PATERA A LA FUGA

Por otra parte, una veintena de inmigrantes han llegado hoy a Melilla en una embarcación neumática de alta velocidad, tres de los cuales resultaron heridos, uno de ellos de gravedad, por la maniobras de la lancha cuando el piloto emprendió la huida. La Delegación del Gobierno ha informado de que los inmigrantes iban en una embarcación neumática de alta velocidad provista de un potente motor que llegó al Dique Sur, a las 7.00 horas, con 20 subsaharianos varones a bordo.

El patrón los dejó junto a las rocas del dique y a toda velocidad se dio a la fuga mar adentro, pero durante las maniobras evasivas de la embarcación hirió a tres de ellos.

Un inmigrante de 20 años ha sufrido una herida grave en la región glútea por la que está siendo intervenido en el Hospital Comarcal de Melilla. Los otros dos heridos son también jóvenes, uno de los cuales ha sufrido una herida penetrante en uno de los muslos y el otro, una contusión en una pierna.

Según la Delegación del Gobierno, todo indica que las heridas son consecuencia del daño que les causó la propia embarcación que, tras abandonar al grupo de 20 inmigrantes en la zona de roqueo del Dique Sur, "realizó rápidas y arriesgadas maniobras evasivas para asegurarse su fuga y evitar ser interceptada por la Guardia Civil".Los tres heridos recibieron primeros auxilios por la Guardia Civil y posteriormente por la Cruz Roja y el servicio de emergencias sanitarias del 061 antes de ser trasladados al Hospital Comarcal.

Los 17 restantes ocupantes de la patera se encuentran en buen estado y han sido trasladados al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). La Delegación del Gobierno ha calificado lo ocurrido como "un suceso grave a consecuencia de la iniquidad con que operan las mafias que trafican con seres humanos", y lo ha equiparado con el proceder de la última patera que llegó a Melilla el 22 de octubre.

Aquel día un inmigrante se ahogó tras ser abandonado por el patrón de la embarcación, después de que se lanzara al agua sin chaleco salvavidas junto a los otros 17 ocupantes.

El delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, ha puesto énfasis en "el componente criminal de las mafias que trafican con seres humanos" y que, "como ocurrió el 22 de octubre en Melilla o ayer domingo en Ceuta, no dudan en sacrificar las vidas de los propios inmigrantes con tal de asegurarse los mayores beneficios posibles".