Rescatados los cadáveres de los dos montañeros españoles fallecidos en Marruecos

Los cadáveres de dos espeleólogos españoles que cayeron a un barranco del Atlas marroquí fueron recuperados hoy, mientras el único superviviente del accidente, el policía Juan Bolívar Bueno, se recupera en una clínica.

Según explicó a Efe Zubeir Bouhout, director del Consejo Provincial de Turismo de Uarzazate, la provincia donde se produjo el accidente, los cuerpos de Gustavo Virués y José Antonio Martínez fueron sacados hoy del fondo del barranco al filo del mediodía, si bien no podrán ser trasladados aún a causa del mal tiempo.

La operación ha sido muy complicada debido a la orografía del barranco donde habían caído, de una profundidad de 400 metros y con paredes muy estrechas, pues en algunos tramos la separación es de apenas 40 centímetros.

Bouhout añadió que las operaciones de rescate de hoy fueron realizadas por efectivos de Protección Civil y de la Gendarmería Real (policía rural) de Marruecos, en colaboración con agentes españoles especializados, miembros del Servicio de Montaña de la Guardia Civil y de los Grupos Especiales de Operaciones de la Policía Nacional.

SE RETRASA EL TRASLADO

El traslado de los cadáveres de los dos españoles fallecidos a Uarzazate, que se preveía para hoy, deberá esperar a que mejoren las condiciones meteorológicas, según un responsable del ministerio de Sanidad.

Un helicóptero con víveres salió hoy desde la ciudad hasta el campamento donde se centralizan las operaciones de rescate, según explicaron a Efe fuentes de la Gendarmería de Uarzazate.

El único superviviente, Juan Bolívar Bueno, fue visitado esta misma mañana en la Clínica Chifa, donde se recupera, por el cónsul español en Casablanca, del que depende la demarcación de Uarzazate.

Bolívar, agente de la escala básica de la Policía, de 27 años, el se encuentra en buen estado físico pero sufre de hipotermia y de estrés postraumático tras el accidente.

Se desconoce en qué momento regresará Bolívar a España, pues ha pasado el día sedado y necesitará "varios días" de reposo en Uarzazate, según dijeron a la prensa sus allegados.

CRITICAS A LA GESTION DE MARRUECOS

En España fueron hoy numerosas las voces que criticaron la lentitud de las autoridades marroquíes en la gestión de la operación de rescate, así como su tardanza en otorgar los permisos necesarios de entrada en el país al operativo español de rescate, que tardó casi 48 horas en obtenerlo.

A modo de respuesta, el director del Consejo Provincial de Turismo de Uarzazate, Zoubir Bouhoute, lamentó la imprudencia de los tres montañeros españoles al "aventurarse en una zona sin un guía profesional y sin material de detección (GPS)".

Bouhoute precisó también que el rescate de Bolívar se produjo gracias a los esfuerzos de los efectivos marroquíes de la Protección Civil y Gendarmería Real, que actuaron antes de la llegada de los especialistas españoles.

El presidente de la Federación Española de Espeleología, Juan Carlos López Casas, dijo que en su opinión "no ha habido negligencia ni de España ni del Gobierno marroquí" y precisó que los protocolos y trámites de permisos se ralentizan cuando se trata de cuerpos de seguridad de un Estado.

Casas cree no obstante que sucesos como el ocurrido en Marruecos hubiera tenido otro desenlace en España.

Los dos muertos en el accidente son el inspector jefe de la Policía Nacional José Antonio Martínez, granadino de 41 años destinado en Almería, y Gustavo Virués, gaditano de la misma edad.

Los tres españoles habían viajado al sur de Marruecos en un grupo organizado procedente de Sevilla, compuesto por nueve personas.

Se separaron del grupo el lunes 30 y quedaron en encontrarse esa misma tarde o el martes pero, tras no saber nada de ellos, el jefe de la expedición presentó una denuncia el 1 de abril ante la Gendarmería marroquí y avisó al Consulado.

UN COMPAÑERO DE LOS FALLECIDOS: "EL GOBIERNO ESPAÑOL Y MARROQUÍ HAN MATADO A JOSÉ ANTONIO"

José Morilla, compañero de los espeleólogos fallecidos en una sima en el sur de Marruecos, ha asegurado que "Gustavo Virues ha muerto en la montaña, pero a José Antonio Martínez lo han matado entre el Gobierno español y el marroquí". Al Gobierno de España lo acusa de "no haber puesto los medios necesarios para poderlo rescatar".

En una entrevista a Canal Sur Radio, Morilla ha calificado los hechos de "pesadilla" y ha asegurado que "José Antonio estaba vivo hasta ayer. Se ha tirado seis días y medio en lo alto de una piedra rodeado de nieve desde que dimos la voz de alerta el miércoles, y no han hecho absolutamente nada por sacarlo", lamenta.

Explica que otros espeleólogos, incluido Juan Bolívar -padre del único superviviente de los tres atrapados en la sima-, han colaborado con las autoridades marroquíes para intentar rescatar a sus compañeros, si bien los medios de las autoridades marroquíes eran "obsoletos, precarios" y éstos no tenían "ninguna formación" para poder ejecutar el rescate.

Señala que fueron ellos mismos quienes localizaron a sus compañeros, para lo que, entre otras cuestiones, tuvieron que "andar durante seis horas con nieve hasta la cintura".

Insiste en que no disponían del material necesario para rescatarlos y en que han estado en contacto permanente para solicitarlo a la embajada española, que "siempre decía que sí, que estaba en ello, pero al final no traían nada. Ni medios, ni helicóptero ni nada", se queja.

Considera que, de haber contado con los medios adecuados, el tiempo para acceder a la zona en la que se encontraba José Antonio hubiera sido menor. Sin embargo, "lo dejaron durmiendo en la pared toda la noche en las condiciones que estaba y al final ha muerto".

Detalla que las peticiones de material y ayuda las realizaban a las autoridades marroquíes y españolas, al tiempo que critica que la Guardia Civil llegara a la zona "ayer por la tarde, después de una semana", argumentando que "no les dejaban entrar en territorio marroquí".

A su juicio, si la situación hubiese implicado "al Rey de España, a un ministro o al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en cinco minutos se hubiera puesto toda la operación en marcha, pero como era un españolito de a pie no han hecho absolutamente nada".

RAJOY: "MARRUECOS PENSÓ QUE PODÍA RESCATAR A LOS ESPELEÓLOGOS POR SUS PROPIOS MEDIOS"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, lamentó este lunes la muerte de dos de los tres espeleólogos accidentados en Marruecos y explicó que la ayuda españoles tardó en llegar porque las autoridades de aquel país "pensaron que las cosas las podían hacer por sus propios medios".

En una entrevista en Radio Nacional, Rajoy celebró como "buena noticia" que se haya podido rescatar sano y salvo al montañero Juan Bolívar y expresó su pesar por la muerte de los dos compañeros, a cuyas familias envió "palabras de ánimo" para que "tengan ánimo e intenten tener fuerza y entereza y seguir hacia adelante".

Rajoy explicó que el accidente de los espeleólogos se produjo "en una zona de acceso muy complicado" y que por ello la operación de rescate fue "muy difícil". Recordó que España ofreció a Marruecos "un equipo de rescate" desde el primer momento aunque las autoridades de ese país lo rechazaron en un principio.

Adujo que los marroquíes "pensaron que las cosas las podían hacer por sus propios medios", pero después "nos pidieron la ayuda en su momento" para tratar de rescatar a los tres compatriotas accidentados en las montañas del Atlas.

Pese a esta circunstancia, Rajoy alabó el trabajo de las autoridades del país vecino, que "han puesto de su parte todo su saber y todo su deber". "Cuando uno no está allí es muy fácil opinar, las autoridades de Marruecos desde el minuto uno estuvieron en contacto con los responsables del Ministerio del Interior y del Ministerio de Exteriores", agregó. "Me quedo con el afán de colaboración del Gobierno de Marruecos".