Pretto y Ajax, colegas españoles del perro Diesel en busca de reconocimiento

Retired Dogs, una organización que busca hogar a los perros jubilados que han trabajado en unidades caninas, ha puesto en marcha dos iniciativas para lograr el reconocimiento de Ajax y Pretto, dos héroes "colegas" del parisino Diesel -muerto en los últimos atentados de la capital francesa-.

En una entrevista, el presidente de esta ONG, Rafael Domínguez, explica que hasta la fecha unas 70.000 personas han firmado una petición en change.org para que Ajax tenga una escultura en su memoria y hoy se lanzará una acción similar con Pretto.

Una semana atrás, su organización llegó a una audiencia de millón y medio de personas en redes sociales cuando se hizo eco de la muerte de Diesel, que se produjo el pasado 18 de noviembre en una operación antiterrorista en Saint Denis, en las afueras de París.

El can recibió en las redes sociales su propio homenaje, con una etiqueta, #JeSuisChien ("yo soy perro"), que se hizo viral a los pocos minutos.

"Queremos que Diesel sea condecorado porque es una víctima más del terrorismo islámico", ha subrayado Domínguez, policía nacional, cuya organización se ha puesto en contacto con el Consulado de Francia en Barcelona para entregarles una placa de homenaje.

Añade que estos animales están expuestos a los mismos riesgos que los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad, en consecuencia también deben tener su propio reconocimiento social.

En cuanto a los reconocimientos de los perros españoles, Domínguez explica que Pretto es "nuestro Diesel": murió en 2005 por la explosión de una bomba en el Instituto italiano de Cultura de Barcelona.

Ajax, de la Guardia Civil, recibió hace dos años la máxima condecoración internacional (de la People's Dispensary for Sicks Animals, PDSA) por su valentía al evitar un atentado de ETA en Mallorca en 2009 y fue recibido en audiencia por el Rey Juan Carlos.

"Son nuestros dos grandes héroes y queremos que se les reconozca a nivel institucional y social, ha subrayado Domínguez, cuya organización busca hogar a perros que hayan prestado su servicio en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, Protección Civil, Bomberos, policías autonómicas y locales etcétera.

En la Guardia Civil sí existe un servicio para estos casos y los canes regresan a la Escuela de Adiestramiento de Perros de El Pardo (Madrid) hasta su fallecimiento. Actualmente la ONG, que nació hace apenas un año para buscar hogar a los perros retirados que han estado al servicio de la sociedad en unidades caninas, tiene una lista de espera de 250 familias con interés en dar un hogar a uno de estos animales.

Su "edad de jubilación oscila entre los ocho y diez años, aunque depende mucho de la actitud del perro, que tienen "una exigencia muy alta", añade Domínguez. En apenas un año, Retired Dogs ha donado en torno a cincuenta perros -una media de doce o quince al mes-.

El perfil ideal de la familia de acogida es que incorporen al perro como un miembro más de la familia en la vida cotidiana. "Estos perros tienen una disciplina tan alta que su presencia casi ni se nota y están habituados a dormir en instalaciones policiales o las casas de sus guías caninos. No son nerviosos y están muy bien educados", concluye.

El índice de retorno es menor a un dos por ciento. Según explica Noemí González, cofundadora y vicepresidenta de Retired Dogs, todo depende de la actitud del adoptante y sus ganas de afrontar el proceso de adaptación, que es la etapa más "crítica" donde perro y nuevo compañero se encuentran y deben encontrar su punto de estabilidad.