Ortega Cano niega que bebiera alcohol y superase el límite de velocidad

Ortega Cano, a su llegada a los juzgados: "Que  sea lo que Dios quiera y las leyes dictaminen"
Ortega Cano llega al juzgado |Telemadrid

El exmatador de toros y ganadero José Ortega Cano, imputado por el accidente de tráfico registrado el pasado mes de mayo en el que perdió la vida un vecino de Castilblanco de los Arroyos (Sevilla) identificado como Carlos Parra, ha declarado ante el juez de Instrucción número 9 de Sevilla que el día del siniestro no había ingerido bebidas alcohólicas. Así, ha apuntado que tan sólo "se mojó los labios con una copa de cava" --así lo ha manifestado a preguntas de sus abogados, aunque inicialmente había dicho que tomó media copa de cava--, y que tampoco superó el límite de velocidad establecido, por lo que siempre circuló por debajo de los 80 kilómetros por hora.

Sobre este particular, fuentes del caso han precisado que José Ortega Cano ha dicho que el día de los hechos estuvo hasta en cinco establecimientos hosteleros antes del accidente, en ninguno de los cuales bebió alcohol, pues tan sólo se mojó los labios con una copa de cava, asegurando incluso que la prueba de alcoholemia en la que dio 1,26 gramos de alcohol etílico por litro de sangre "tiene que tener algún error".Ortega Cano ha llegado poco antes de las 10.00 horas a los juzgados del Prado de San Sebastián de la capital hispalense montado en un vehículo oscuro y acompañado por varios familiares, entre ellos su hermano y su hijo.

Una vez se ha apeado del vehículo, y entre una nube de medios de comunicación y de curiosos, el extorero --vestido con un traje de chaqueta y con un aspecto visiblemente desmejorado-- se ha acomodado en una silla de ruedas y ha entrado en los juzgados, no sin antes señalar que se encontraba "un poquito nervioso" y que confía en que "sea lo que Dios quiera y las leyes dictaminen".Concluida su declaración, que se ha prolongado por espacio de dos horas y que se ha desarrollado bajo importantes medidas de seguridad, el ganadero ha dicho a los periodistas en los mismos pasillos de los juzgados que "yo he hecho la declaración que debía de hacer y no tengo más que decir, si quieren ustedes les pueden preguntar a mis abogados, yo no puedo decirles más nada".

Tras esto ha salido del edificio judicial para volver a montarse en el coche, no sin antes ser increpado con gritos como "sinverg~enza" y "matador de personas" por un grupo de personas, todas ajenas a la familia de Carlos Parra.

Al término de la declaración, uno de los letrados del imputado, que ha pronosticado un juicio "muy interesante" y ha solicitado "respeto" para el exdiestro, ha relatado que el imputado ha estado "tranquilo" durante toda la declaración y ha respondido a todas las preguntas que se le han hecho. "En todo momento ha manifestado que respetó los límites de velocidad y que no ingirió alcohol, por lo que su conducción estaba dentro de la corrección jurídico-legal", ha añadido. Incluso, el exmatador de toros habría "jurado por sus hijos" que ese día no ingirió alcohol.

VARIOS TESTIGOS DE QUE ORTEGA CANO "NO BEBIO"

Al hilo de ello, este abogado ha apostado por demostrar que "existía una corrección con arreglo a las normas jurídico-penales en la conducción" del exmatador de toros, sobre el que el juez no ha adoptado ninguna medida cautelar, y se ha referido al análisis de la muestra de sangre extraída a José Ortega Cano tras el accidente de tráfico, que arrojó un resultado de 1,26 gramos de alcohol etílico por litro de sangre, cuando la tasa máxima permitida es de 0,50, con lo cual el exmatador de toros duplicaba y casi triplicaba lo permitido en el momento del accidente.

En esta línea, ha aseverado que esta "es una de las claves del proceso", el "nudo gordiano del proceso, y pertenece a la batalla técnica, legal y jurídica penal que establezcamos en su momento", tras lo que ha anunciado que, de manera "inmediata", pedirán la declaración de "varios" testigos que podrán demostrar que "desde por la mañana, toda la mañana, y durante toda la tarde hasta que sucedió el accidente" Ortega Cano no presentaba síntomas de haber bebido alcohol, ya que "todos hablan de una corrección en su comportamiento".

Ortega Cano ha explicado también al magistrado que la invasión del carril contrario que provocó el accidente mortal en el que falleció Carlos Parra se produjo "por una distracción", aunque no ha sabido aclarar al juez si dicha distracción se debió a "algún momento de somnolencia" en los momentos previos al siniestro.

ARRITMIAS Y PADECIMIENTO "GRAVE" DEL CORAZON

De este modo, y según ha subrayado uno de sus letrados, el exmatador de toros, que está imputado por un delito de homicidio imprudente y dos delitos contra la seguridad vial, "ha hablado de una distracción, que ha podido achacar a su circunstancia médica, pues tenía unas arritmias y estaba con un padecimiento grave del corazón", mientras que "también ha admitido genéricamente que pudo haber algún momento de somnolencia", aunque no lo ha podido precisar "con claridad". Según fuentes del caso, el extorero habría admitido que adelantó en un paso de cebra de Burguillos, aunque debido a que el coche que le precedía se detuvo.

Por su parte, los abogados que ejercen la acusación particular en nombre de la familia de Carlos Parra, Luis Romero Santos y Andrés Avelino Romero, del despacho Luis Romero y Asociados, han querido dejar claro que la declaración del extorero "es una diligencia de prueba más, no la más importante", y han anunciado que han pedido la declaración de dos testigos, lo que se sumará a otra serie de pruebas que demostrarán la "imprudencia grave" de Ortega Cano en el siniestro.

Tras la declaración del extorero, el próximo lunes están citados a declarar, como testigos, una persona que llamó al servicio de Emergencias 112 en los minutos previos al accidente asegurando que un vehículo como el conducido por el extorero le había adelantado a una velocidad "excesiva" saltándose para ello la línea continua, así como otro conductor que pudo ver cómo se produjo el siniestro.

"QUE SEA LO QUE DIOS QUIERA Y LAS LEYES DICTAMINEN"

El exmatador de toros y ganadero José Ortega Cano declaró a su llegada a los juzgados de Sevilla, donde está citado para declarar como imputado por el accidente de tráfico registrado el pasado mes de mayo en el que perdió la vida un vecino de Castilblanco de los Arroyos identificado como Carlos Parra, que se encuentra "un poquito nervioso" y que confía en que "sea lo que Dios quiera y las leyes dictaminen".Ortega Cano ha llegado en torno a las 09.45 horas de este viernes a los juzgados de Sevilla a bordo de un turismo en el que iba acompañado por un hijo y un hermano y ha sido recibido por decenas de representantes de los medios de comunicación congregados a las puertas de la sede judicial del Prado de San Sebastián.

Preguntado por su estado anímico ante su inminente declaración judicial como imputado, Ortega Cano ha admitido a los periodistas que se encuentra "un poquito nervioso" y ha querido dejar claro que, en cualquier caso, confía en que "sea lo que Dios quiera y las leyes dictaminen".

El juez de Instrucción número 9 de Sevilla ha citado a declarar en calidad de imputado a Ortega Cano por el accidente de tráfico que costó la vida a Carlos Parra después de que los abogados de la víctima, Andrés Avelino Romero y Luis Romero, solicitaran al magistrado que, "a la vista de su mejoría física y psíquica puesta de manifiesto en las declaraciones realizadas por él en distintos medios de comunicación", Ortega fuera citado a declarar en calidad de imputado.