Ortega Cano asegura que no bebió y se cree víctima por ser famoso

El torero José Ortega Cano, juzgado hoy en Sevilla por un accidente de tráfico mortal, ha afirmado que no bebió alcohol, que no comprende como la alcoholemia arrojó un valor triple de lo autorizado y que se cree víctima de una injusticia por ser famoso.

En su declaración ante el Juzgado Penal 6, Ortega Cano ha dicho que conocía bien la carretera donde ocurrió el choque porque la usaba mucho para llevar a su hija al colegio y que no recuerda haber invadido el carril contrario, como aseguran varios testigos, y haber adelantado a la vez a dos vehículos.

Ha declarado que no bebió alcohol en toda la noche, que no comprende por qué el test de alcoholemia fue positivo, que por ser un personaje público se le ha tergiversado y que ha sufrido "una injusticia enorme".

Según su relato, tuvo que darle "un vahído o un mareo" en el momento de la colisión para que no reaccionase y ha añadido que no vio el coche que venía de frente pues en caso contrario "preferiría tirarme por un barranco con tal de no impactar contra otro vehículo".

INOCENTE

José Ortega Cano se ha declarado inocente al inicio del juicio. La vista empezó con la petición, por parte de la defensa del torero, de nulidad de la prueba de alcoholemia que arrojó un valor triple de lo autorizado. El juicio se desarrolla en una sala con 40 medios informativos acreditados y una veintena de personas entre el público, la mayor parte vecinos del fallecido, Carlos Parra, en Castilblanco de los Arroyos (Sevilla) y el exalcalde de esa localidad Manuel Ruiz Lucas (IU).

Ortega Cano ha llegado a la sala acompañado por su abogado, con un traje de chaqueta azul de raya fina y ha permanecido impasible mientras varias decenas de cámaras de televisión y fotógrafos tomaban imágenes de los primeros minutos.

La Fiscalía sostiene que Ortega Cano no se encontraba "en condiciones apropiadas para conducir" debido a la "previa ingestión excesiva de bebidas alcohólicas que le mermaban los reflejos", lo que le hacía conducir de manera "irregular, realizando maniobras arriesgadas para él mismo y los demás usuarios".El accidente ocurrió poco después de las 22.00 horas del 28 de mayo de 2011, cuando el torero había dejado a su hija en Villaverde del Río (Sevilla) y se dirigía a su finca Yerbabuena de Castilblanco de los Arroyos.

PRUEBA DE ALCOHOLEMIA

La juez que enjuicia al torero Jose Ortega Cano por un accidente mortal de tráfico ha decidido seguir el juicio y pronunciarse en la futura sentencia sobre la nulidad de la prueba de alcoholemia que arrojó un valor triple de lo autorizado. El abogado del torero, Enrique Trebolle, ha argumentado que la prueba de alcoholemia fue "nula de pleno derecho" pues se hizo con la sangre extraída a Ortega Cano "con fines terapéuticos, para salvarle la vida" cuando estaba en estado de coma en el hospital Virgen Macarena de Sevilla.

El letrado ha dicho que además se produjo una violación del derecho a la intimidad de su cliente porque, según la jurisprudencia, cuando el juez reclamó muestras de esa sangre para utilizarla como prueba incriminatoria en el proceso penal debió hacerlo mediante una resolución motivada.

El fiscal de Seguridad Vial, Luis Carlos Rodríguez León, se ha opuesto a la nulidad de la alcoholemia porque el juez de instrucción "se limitó a cumplir la Ley de Tráfico que obliga a practicar la prueba a todos los involucrados en un accidente grave" y por el "interés público de la investigación de un hecho constitutivo de delito". Una vez rechazada ahora la nulidad de la alcoholemia, la juez ha decretado a las 11.40 horas un receso, tras el cual comenzará la declaración del imputado.