Ochenta guardias vigilan Mazarrón por posibles altercados tras una reyerta mortal

Ochenta agentes de la Guardia Civil de la Región de Murcia vigilan la barriada de Mazarrón donde tuvo lugar una reyerta en la que falleció una mujer de 60 años y cinco personas resultaron heridas graves, dos de las cuales están siendo custodiadas por su implicación en los hechos.

En total hay siete detenidos en ese caso de pelea entre dos grupos de etnia gitana por una discusión que está siendo investigada por la Benemérita y en la que al parecer durante el forcejeo tuvo lugar el atropello de un hombre de 30 años, ingresado en el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia.

Tras este atropello continuó la lucha entre ambas familias sin que minimizase la tensión en ningún momento, ya que hasta una veintena de personas se vieron implicadas en las agresiones con arma blanca en las que finalmente una mujer de 60 años resultó muerta y su nieto, de 15, herido muy grave con un corte en el cuello del que fue atendido en el hospital Santa Lucía de Cartagena.

El resto de heridos son una mujer de 64 años, que está en la Arrixaca, un hombre de 41, en Cartagena, y uno de 33, que es el más leve, que está en el Rafael Méndez de Lorca.

La investigación está abierta y no se descartan nuevas detenciones, después de que tres personas fuesen detenidas como presuntos autores de un delito de homicidio, que en el caso del atropello es en grado de tentativa. El resto de detenidos, hasta siete, lo han sido por un delito de lesiones y de riña tumultuaria.

Se desconoce el detonante de esta pelea entre clanes integrados por personas de origen humilde, algunas de las cuales viven en chabolas o en viviendas ocupadas, algunas conocidas en el pueblo porque se dedican a la vigilancia de coches aparcados.