El Obispo de Alicante pide a sus sacerdotes que donen su "extra" a los pobres

Obispo de Alicante
Obispo de Alicante |Obispo de Alicante

El obispo de la Diócesis de Orihuela-Alicante, Rafael Palmero, ha vuelto a pedir a sacerdotes y diocesanos su paga extraordinaria del verano para ayudar a los más pobres, según ha informado en un comunicado esta Diócesis, que ha recordado que hace tres años ya hizo el mismo llamamiento para atender necesidades primarias.

Rafael Palmero, en una misiva dirigida a los sacerdotes de la Diócesis este jueves, recuerda que durante la celebración de la fiesta de San Juan de Avila de 2009, ya les pidió que tuvieran "un gesto solidario con tantas familias que pasaban entonces necesidad", del que hizo extensivo "a todos los fieles seglares de las parroquias".

Para ello, en aquella ocasión les animó a "ofrecer generosamente, los que pudieran, la nómina extraordinaria del mes de junio, a Cáritas --tanto parroquial, interparroquial o diocesana--, para que desde ellas siguieran siendo atendidos, en sus necesidades primarias al menos, centenares y miles de hermanos, que acuden diariamente o con cierta periodicidad a las mismas".

"El resultado fue bueno y muchos agradecieron el signo de fraterna caridad. El Señor es quien recompensa siempre con creces a todos", ha destacado.

El obispo remarca que, en la actualidad, "las circunstancias no han cambiado notablemente y a nuestro lado viven y se mueven familias o personas solas que son atendidas en la medida de las posibilidades, pero en muchos lugares estos recursos van escaseando", por lo que ha realizado una nueva llamada.

"Pido de nuevo que, quienes puedan hacerlo, ofrezcan a Cáritas otra nómina extraordinaria, la del próximo mes de junio", ha indicado, al tiempo que ha animado a todos "obispo, sacerdotes, seglares y comunidades religiosas --éstas últimas con "la cantidad que puedan facilitar, la que sea"-- a participar "desprendiéndose de algo no siempre necesario".

En su escrito, Rafael Palmero cita las palabras que San Clemente Romano escribía a la comunidad cristiana de Corinto en los últimos años del siglo I de esta era: "Que se conserve entero este cuerpo que formamos en Cristo Jesús. El fuerte cuide del débil, y el débil respete al fuerte; el rico sea generoso con el pobre, y el pobre alabe a Dios que le ha proporcionado alguien para remedio de su pobreza".

AYUDA INSTITUCIONAL

El Consejo Diocesano de Pastoral que ha dado el visto bueno a esta propuesta, también ha considerado que es necesario que algunas instituciones y organismos "que tienen posibilidad de ayudar con alguno de sus fondos, estudien la forma de mejorar esta posibilidad, siendo más generosos".

En esta línea, también han estimado preciso que otros atendieran "la posibilidad de seguir ofreciendo, en sus ambientes, bolsas de trabajo, que ayuden a jóvenes o a mayores a encontrar una colocación", dado que "el momento es duro y el tiempo apremia".