Nuevo examen práctico de conducir: todo lo que un aspirante debe saber

No será obligatorio hasta el año 2013, y esto por una exigencia europea, pero el nuevo examen práctico de conducir ya está en marcha en Madrid.Lo que cualquier aspirante debe saber, para aprobarlo, es que el examen práctico durará siempre y como mínimo 25 minutos de conducción real. Antes el aspirante podía ser eliminado antes de ese tiempo, en caso de una infracción grave. Ahora, no.

Hasta los suspensos deberán estar los 25 minutos conduciendo en tráfico real, siempre y cuando eso sí decidan hacerlo y no sean ellos los que voluntariamente dejen la prueba.

Otro cambio importante y mucho más decisivo: durante los primeros 10 minutos el aspirante a aprobar el examen deberá conducir el solo el coche, sin más indicación que el destino, que decidirá en cualquier caso el examinador.

Es lo que en Europa se conoce como "conducción autonóma" y allí es muy habitual que los exámenes de tráfico se impartan de esta forma, dejando un amplio margen de maniobra y de decisión al examinado.

Los alumnos entrevistados esta mañana por TELEMADRID en el centro de exámenes de Móstoles valoraban positivamente el cambio. A juicio de la mayoría, esta mayor autonomía inicial del alumno les permite tranquilizarse y coger confianza, sin tener que prestar tanta atención a las indicaciones del examinador que, sin embargo, a partir de los 10 primeros minutos, comenzará a impartir instrucciones de dirección y manejo como se hacía hasta ahora.

Las críticas han llegado desde el sindicato de funcionarios CSIF, que ve en todo esto un riesgo para la seguridad tanto de los ocupantes del coche de examen como del resto de los usuarios de la vía. A su juicio, dejar un coche en manos de un candidato nervioso y sin experiencia supone un auténtico riesgo.

La Confederación Nacional de Autoescuelas, sin embargo, cree que no tiene por qué haber más riesgos que los que por ejemplo representa cualquier coche de autoescuela en clase. Siempre acompañará al alumno examinado el día del examen su profesor de autoescuela, como se hacía hasta ahora, que además posee como en cualquier coche de autoescuela los mandos adicionales que le dan, en última instancia, el control del vehículo.