Pere Navarro reconoce la "frustración" de la DGT con los patinetes y descarta matricularlos

Navarro reconoce la "frustración" de la DGT con los patinetes y descarta matricularlos
Navarro reconoce la "frustración" de la DGT con los patinetes y descarta matricularlos

El director de la Dirección General de Tráfico, Pere Navarro, ha reconocido que la institución tiene una "cierta frustración" con los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) porque, en sus palabras, "parece que todo gira alrededor" de los patinetes.

"A mí me gustaría usarlo en la T4. Ahí sí que el patinete sería útil", ha bromeado este viernes Navarro durante su intervención en un desayuno informativo organizado por Executive Forum en el Hotel Palace de Madrid.

Aún "marginal"

Navarro, ha asegurado que "no está en agenda" matricular los patinetes, como tampoco se hace con las bicicletas, y ha apostado por un seguro voluntario para esos vehículos de movilidad de personas (VMP) igual que se tiene uno para el hogar.

ha reconocido el "protagonismo" que está teniendo el patinete a pesar de ser aún "marginal", y ha recordado que la DGT ya tiene preparada una norma, como le pidieron los ayuntamientos, para que sirva a estos de paraguas ante la presencia en sus calles de estos vehículos.

Fuera de las aceras

En este sentido, ha destacado que tienen preparada una norma, a petición de los ayuntamientos, que es un "paraguas" para prohibir los patinetes en las aceras, que alcancen una velocidad máxima de 25 km/h y "evitar el trucaje, que la gente no los manipule".

Como "asignaturas pendientes" para mejorar la siniestralidad, el director general de Tráfico ha hecho referencia al alcohol, la velocidad y las distracciones con el teléfono móvil, porque en las carreteras, a su juicio, "vale con conservación y mantenimiento con criterios de seguridad vial".

Problema con el alcohol y el móvil

En concreto, ha asegurado que respecto al alcohol "lo han hecho todo" pero que en España hay "un problema" con el alcohol, por lo que tienen "que seguir trabajando" porque "es un problema social". "Hacemos más de 5,5 millones de controles preventivos de alcoholemia con la Guardia Civil", ha dicho.

Para el director de la DGT, la primera fase de informar y concienciar del problema con el teléfono móvil ya la han "hecho", pero que en vigilancia y control todavía tienen que "hacer un desarrollo" porque "sigue siendo un problema importante".

Asimismo, ha resaltado que la DGT está colocando 78 radares "de aquí a final de año" para controlar la velocidad. "Los encontramos en un almacén porque no se habían colocado. En seguridad vial o se toman medidas o no hay política de seguridad vial", ha indicado.

El error del coche eléctrico

Por otro lado, Navarro ha defendido que hay que resolver "el tema de la precariedad" para poder decirle a la gente "que compre un coche nuevo y además eléctrico". "Cometimos el error de vender un producto que no teníamos en la estantería, no tenemos dónde enchufarlo y el precio es carísimo. Nos equivocamos todos", ha lamentado.

En este sentido, ha añadido que "sin infraestructura de carga no hay coche eléctrico" y que es una "prioridad" del Gobierno crear la infraestructura "adecuada". "Donde nos haría falta, en la ciudad, en el parking es difícil enchufarlo. Pero el que vive fuera de la ciudad tiene facilidades para enchufarlo", ha criticado.

Los mayores, a pie

Además, el director general de Tráfico ha vaticinado que "lo que viene son los desplazamientos a pie por el envejecimiento de la población" ya que, a su juicio, "la gente mayor camina" por lo que la tendencia será "dejar la acera limpia de obstáculos para poder caminar".

Sobre el coche conectado, ha celebrado que es un "salto adelante" desde el punto de vista de la seguridad vial "que se hablen unos vehículos con otros" y ha reconocido que, "sin duda", todas las nuevas tecnologías "van bien para la vigilancia y el control".

Campañas duras y eficaces

Pere Navarro ha justificado las "duras" campañas publicidad de Tráfico con mensajes explícitos porque, en su opinión, "normalmente son más eficaces". "Parecía que nos habíamos dormido en la sociedad y por eso hacía falta entrar con una campaña dura. La realidad es mucho más dura que la campaña", ha afirmado.

Muchas multas, pero de coste asumible

En referencia a las multas de Tráfico, ha subrayado que la DGT tiene "muy claro" que los problemas "no se resuelven aumentando la cuantía". "Nos da la impresión de que es injusto, porque al rico le importa un pepino y hay otra franja que la penalizamos mucho. La política de la DGT son muchas multas de una cuantía asumible", ha precisado.

Para el director general de la DGT, la "condición" para que funcione la seguridad vial "es que funcione la movilidad", que, a su juicio, "es un factor fundamental". En sus palabras, el modelo "más o menos consensuado" en las ciudades es "blindar" que se pueda entrar y salir con el coche pero que la circulación dentro sea "calmada" y de "convivencia".

Preocupa el aumento de motos

"Somos buenos en seguridad vial, en infraestructuras y en el sector de la automoción. El reto ahora es ser buenos en movilidad, es una asignatura pendiente", ha señalado Navarro, al tiempo que ha lamentado que "todavía" no haya en España una Ley de Movilidad, algo que, en su opinión, "es un proyecto precioso".

Asimismo, ha mostrado su preocupación ante el posible aumento de motos. "Cuando se reduzcan los automóviles van a aparecer más motos. Esto es una tendencia de sí o sí y esto hay que gestionarlo", ha dicho.

Por último, el director general de Tráfico ha subrayado que no va a "perder el tiempo" hablando del coche autónomo. "Me piden que el año que viene haya menos accidentes, yo en el año 2050 no voy a estar. En ciudad el problema es el espacio que ocupa el coche, da igual que vaya con conducto o sin conductor, el problema que tenemos es de congestión", ha concluido.