Nace el primer bebé de España con microcefalia por virus de Zika

Mosquito virus Zika
Mosquito virus Zika |Telemadrid

Una mujer afectada por fiebre vírica de Zika, que contrajo el virus al ser picada por un mosquito en un viaje que hizo a Latinoamérica, ha dado a luz hoy a un bebé con microcefalia y otras malformaciones, han informado hoy los médicos del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona.

Se trata del primer caso de microcefalia causado por el Zika en Europa, según ha confirmado el jefe de Neonatología de Vall d'Hebron, Félix Castillo, después de que la madre no haya querido abortar, pese a que el pasado mes de mayo le detectaran las malformaciones en el feto cuando estaba de 20 semanas de gestación.

En Cataluña, un total de 21 gestantes han sufrido zika tras viajar a América, cinco de las cuales ya han dado a luz a bebés sanos, mientras que este era el único caso en el que los médicos detectaron las malformaciones en el feto.

La jefa de Obstetricia y Ginecología del Hospital Vall d'Hebron, Elena Carreras, ha revelado que los padres están "muy emocionados y contentos" con el nacimiento de su bebé, que ha nacido en un parto con cesárea y que la madre se encuentra en buen estado.

El parto se ha producido "a término", al final de los 9 meses de gestación "tal y como quería la madre" y los médicos no han querido dar más información sobre el bebé y su madre, incluso ni si es niña o niño o el peso al nacer, para respetar la intimidad y confidencialidad de los datos médicos.

El jefe de Neonatología del Hospital Vall d'Hebron, Félix Castillo, ha informado de que el bebé no ha precisado una reanimación específica pese a haber nacido "con un perímetro craneal bajo", es decir, con microcefalia que le causará afectaciones neurológicas, cuyo grado ahora tendrán que determinar los médicos.

"Su estado clínico es correcto, está controlado y monitorizado en el servicio de Neonatología y se han confirmado las exploraciones del embarazo", que ya detectaron la microcefalia, ha explicado Castillo.

A preguntas de los periodistas, el neonatólogo ha asegurado que el bebé tendrá una esperanza de vida "como cualquier niño con una afectación neuronal y su calidad de vida se hace difícil predecirla sin saber aún el grado de afectación cerebral que tendrá y de las complicaciones que le surjan", ha dicho Castillo.

El especialista ha explicado que el perímetro craneal normal oscila entre los 33,5 y 34 centímetros y que el neonato lo tiene "más bajo", sin especificar cuánto.

Tampoco han precisado los médicos qué otras malformaciones padece el menor, que ahora está siendo sometido a estudios clínicos para averiguarlo. "Las otras malformaciones vendrán de las exploraciones que hagamos", ha precisado Castillo.

"La microcefalia -ha añadido- es una traducción de un cerebro que no ha crecido, de modo que no funcionará bien y probablemente tendrá una vida muy dependiente de sus cuidadores y de los cuidados de la sanidad pública".

En cualquier caso, ha señalado el neonatólogo, el bebé será atendido por un equipo de médicos multidisciplinar y por sus padres, "que tienen una relación perfecta y lo cuidarán como si fuera una perla".

El director de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, Joan Guix, ha indicado que "es una situación delicada, que exige niveles de intimidad para la familia", por lo que ha dicho que hoy sería la última vez que informarían sobre este primer caso de microcefalia por el Zika en Europa.

El número de casos de zika confirmados en España hasta hora asciende a 190, notificados a través la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, de los que 26 son mujeres que estaban embarazadas en el momento de la toma de muestras para ser analizadas, según informa el Ministerio de Sanidad en su página web con fecha a 22 de julio.

1,6 MILLONES DE MUJERES EN RIESGO

Un estudio de científicos británicos y estadounidenses ha concluido que hasta 1,65 millones de mujeres en edad de fértil de Centroamérica y América del Sur están en riesgo de contraer el virus del Zika al final de la primera ola de esta epidemia, según un estudio publicado hoy en Nature Microbiology.

El estudio, a cargo de expertos de las Universidades de Southampton (Inglaterra), Oxford (Inglaterra) y Notre Dame (Estados Unidos), reveló además que en la misma región la cifra podría elevarse hasta las 90 millones de infecciones entre la totalidad de la población durante las etapas de propagación del zika.

El virus del Zika transmitido por mosquitos ha existido desde hace décadas, pero recientemente se convirtió en una emergencia de salud internacional a raíz de su asociación con graves defectos en los neonatos y su rápida difusión en estas dos áreas del planeta.

El informe muestra la propagación que tendría a escala local el zika, virus para el que todavía no existe tratamiento ni vacuna, tras analizar a escalas de cinco kilómetros cuadrados patrones como el clima, el período de incubación y la forma de transmisión.

"Esta proyección es importante para entender la extensión de esta epidemia y ayudar a planificar medidas de supervisión y de respuesta a los brotes", declaró Andrew Tatem, geógrafo en la Universidad de Southampton.

"Es difícil predecir con precisión cuántas mujeres en edad de procrear están en riesgo de contraerlo, ya que muchas afectadas no muestran ningún síntoma, algo que invalida los métodos que se basan solo en datos procedentes de estudios de casos", explicó.

Otro estudio que dio a conocer hoy Nature Structural & Molecular Biology resolvió la estructura molecular clave de la proteína NS1, que produce esta enfermedad y que se considera que participa en la reproducción del virus y en su interacción con el sistema inmune.

La Universidad de Michigan y la de Purdue (Estados Unidos) revelaron que, a pesar de su similitud con otros virus, la estructura del NS1 en el virus del Zika "tiene divergencias importantes", un dato que "permitirá guiar el diseño de una potencial vacuna o medicamentos antivirales".

El documento compila que la superficie exterior de la biomolécula en cuestión tiene propiedades eléctricas de carga sustancialmente distintas a la de otros flavivirus, lo que provoca que impacte de otra forma con los componentes del sistema inmune infectado.

"La comprensión de su estructura y funciones nos ayudan a identificar objetivos para que los inhibidores bloqueen procesos virales importantes y tratar la infección", subrayó el coautor del informe Richard Khun, profesor de ciencias biológicas en la Universidad de Purdue.

David L. Akey, científico de la Universidad de Michigan, destacó que la secuencia genética de la proteína NS1 cambia con el tiempo, razón "por la que tiene un aspecto diferente en el sistema inmunológico de los infectados en Brasil al que tiene en el de sus ancestros africanos".