La NASA descubre un planeta que podría tener agua

El planeta Kepler 22-b, como se ha bautizado, es mayor que la Tierra. Todavía se desconoce su composición pero su temperatura es compatible con el desarrollo de la vida. Los astrofísicos de la NASA afirman que orbita alrededor de una estrella parecida al sol en un período de 290 días. Son algunos de los datos recogidos por el telescopio espacial Kepler que fue lanzado al espacio en 2009. Su cometido es buscar de pruebas de la existencia de planetas similares a la Tierra.

Según ha explicado Ian Ridpath de la Sociedad Real Astronómica el telescopio detecta caidas en el brillo de las estrellas producidas porque un objeto pasa por delante de ellas. Esto se conoce como metodo de tránsito. Si ocurre tres veces correlativas los científicos concluyen que esa bajada de luz está causada por un planeta.

En sus dos años de misión el telescopio Kepler ha detectado 2.326 candidatos a planeta. De esta cifra, más de 200 tienen un tamaño parecido al de la Tierra. En el último año el observatorio espacial ha descubierto un sistema solar con seis planetas y un planeta con dos soles que fascinó a la comunidad científica. Pero el descubierto ahora es el único que puede ser habitable.