Muere un Guardia Civil tras ser disparado al dar el alto a un coche en Granada

Matan a un Guardia Civil en un control en Granada

Un guardia civil ha muerto esta madrugada en Granada al ser disparado por un delincuente habitual, ya detenido, con el que mantuvo un forcejeo tras darle el alto durante un control rutinario en la localidad de Huétor Vega.

Los hechos ocurrieron sobre las 4:20 horas cuando el guardia civil, de 47 años, y una compañera en prácticas se encontraban en un punto de identificación durante un control rutinario, según han informado a Efe fuentes próximas a la investigación.

Tras interceptar a un vehículo que circulaba a gran velocidad e identificar a su único ocupante, se produjo un forcejeo entre el guardia civil y el detenido, que antes de huir arrebató el arma al agente y le disparó en la zona baja del abdomen, según las fuentes.

El agente, que formaba parte de una patrulla en servicio del municipio de La Zubia (Granada), resultó gravemente herido y fue trasladado al Hospital PTS de Granada, donde murió poco después.

DETENIDO EN GRANADA

La detención del presunto autor de los hechos, de 40 años y delincuente habitual con antecedentes por violencia machista, robo y amenazas, se ha producido a las 9:25 horas de esta mañana en el entorno de la rotonda del centro comercial Serrallo, en la capital granadina, por donde se desplazaba en una furgoneta que acaba de robar.

Fue detenido cuando intentaba escapar del cerco activado por la Guardia Civil en torno al lugar del suceso.

El presunto agresor permanece en dependencias de la Guardia Civil a la espera de pasar en las próximas horas a disposición de la autoridad judicial, que ha decretado el secreto de sumario.

La víctima mortal, José Manuel Arcos Sánchez, era vecino de Granada capital, estaba casado y tenía dos hijos.

La Zubia, en cuyo puesto prestaba servicio, está "desolada" por el suceso porque el fallecido era conocido en el municipio y hacía "mucha calle", según ha indicado a Efe el alcalde, Antonio Molina.

El municipio, cuyo Ayuntamiento ha decretado tres días de luto, ha secundado al mediodía de hoy una concentración para guardar un minuto de silencio que también se ha repetido en la vecina localidad de Huétor Vega, donde se produjeron los hechos.

Allí también era conocida la víctima por su afición al ciclismo, deporte que practicaba con un club de amigos de Churriana de la Vega con los que ayer mismo hizo una ruta, ha relatado a Efe el alcalde de Huétor Vega, Mariano Molina.

Desde primeras horas de esta tarde permanece abierta en la comandancia de la Guardia Civil de Granada la capilla ardiente con los restos mortales del agente, en cuya memoria se celebrará mañana una misa funeral en la Catedral de la capital granadina.

El agente ingresó en la Guardia Civil en 1993 y estuvo destinado en La Calahorra (Granada), Valls (Tarragona), Jerez del Marquesado (Granada) y la comandancia de Tarragona antes de llegar a La Zubia.

Había recibido dos cruces a la Constancia en el Servicio, una de bronce y otra de plata, en 2008 y en 2017, según la Guardia Civil.

GRANDE-MARLASKA LE CONDECORARÁ

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha expresado su apoyo y su cariño a los familiares y compañeros del guardia civil fallecido y su reconocimiento "a quienes arriesgan su vida para garantizar nuestra seguridad y nuestra libertad".

También se ha pronunciado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para lamentar su muerte, trasladar el "abrazo" de todo el Gobierno a su viuda y sus dos hijos y ponerlo como "ejemplo de servidor público".

Grande-Marlaska impondrá este martes a título póstumo la Cruz de la Orden al Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo al agente.