Localizan un cuerpo que podría ser de uno de los desparecidos en La Coruña

EEUU afronta su jornada más gélida en cuatro décadas en el este y medio oeste

Las tres personas de una misma familia arrastradas el lunes por el mar en Meirás, en el municipio de Valdoviño (A Coruña), de las cuales dos permanecen desaparecidas, se habían acercado al lugar más próximo al mar, en una zona de costa rocosa y escarpada, para mostrar el lugar en el que días antes habían arrojado las cenizas del padre de uno de ellos, fallecido hace unas tres semanas. Salvamento Marítimo mantiene un operativo de rastreo en casi 12 kilómetros de costa.

Así lo ha explicado el alcalde de Valdoviño, José Antonio Vigo (PP), que se reunió con los familiares de los desaparecidos durante esta mañana para mostrarles el apoyo de la corporación municipal. "Están muy abatidos, me han dicho que habían echado las cenizas del padre y se debieron de acercar, o bien para señalizar el sitio a otros familiares o no sé el por qué, se acercaron al acantilado, vino una de estas olas tremendas se llevó a tres y estuvo a punto de llevarse a más", ha comentado.

El cuerpo de uno de los desaparecidos, Rodrigo Pena, de 67 años de edad, fue arrastrado por el mar a la playa próxima al Faro de Meirás, en A Frouxeira, en donde fue recuperado por la Guardia Civil en torno a la una y media de la madrugada de este martes. Era vecino de Ferrol y fue propietario del establecimiento Fuertes Vinos y Distribuciones, situado en Catabois.

Los otros dos desaparecidos son su cuñado, Juan Bedoya, de unos 50 años de edad, y la hija de éste, Patricia. Juan Bedoya es muy conocido en la zona, al estar vinculado al establecimiento Embutidos Casa Félix, situado en la zona de Canto do Muro. El mar también arrastró a una cuarta persona, la hija de Rodrigo Pena, que consiguió llegar a las rocas y ya fue rescatada en la tarde del lunes. Presentaba diversas contusiones.

Muchos vecinos de la zona se acercaron durante la mañana de este martes al Faro de Meirás y también a la playa de A Frouxeira para tratar de conocer cómo se desarrollaba el dispositivo de búsqueda. La Policía Local de Valdoviño llegó a cortar el tráfico en el acceso al faro.

Los familiares de los desaparecidos, por su parte, han tenido que prestar declaración al Cuartel de la Guardia Civil para aclarar los hechos sucedidos. Además, el Ayuntamiento de Valdoviño ha decretado dos días de luto oficial.

DISPOSITIVO DE BUSQUEDA

Diversos equipos de rescate y de las fuerzas del orden participan en el operativo de búsqueda puesto en marcha en la tarde del lunes. Las malas condiciones meteorológicas, con fuertes vientos y lluvias y una densa niebla, impidieron que el rastreo se realizase por mar. El operativo, coordinado por Salvamento, ha estado centralizado en la playa de A Frouxeira.

El helicóptero de Salvamento Marítimo 'Helimer 202' rastreó la zona de la costa durante la mañana, en un espacio de casi 12 kilómetros comprendido entre las playas de Pantín y las de Os Botes. A media mañana, fue relevado por el helicóptero 'Cuco' de la Guardia Civil y por la tarde por el 'Pesca 2' de la Xunta. Además, han participado efectivos de Protección Civil de Valdoviño, Ferrol y Narón, el Ges de Mugardos y los bomberos de Ferrol.

También se ha desplazado a la zona un equipo especializado en el rescate acuático de la Policía Autonómica, así como diversos miembros del Grupo de Apoyo Logístico (GALI) de la Axencia Galega de Emerxencias (Axega).

El suceso tuvo lugar sobre las 18.36 horas del lunes en las proximidades del Faro de Meirás, en la zona más próxima a la costa. A esa hora, un particular alertó al CAE 112 Galicia de que varias personas habían sido arrastradas por una ola. Poco después se confirmó que se trataba de cuatro personas de una misma familia.

Uno de los miembros del dispositivo de bomberos de Ferrol, Andrés Manso, explicó que por tierra se está realizando un rastreo por la zona de "acantilados y costa" desde la "playa de Pantín hasta la de Os Botes". Las condiciones meteorológicas "son muy malas", por lo que ha mostrado su confianza en que "colabore un poco el mar y los eche para fuera", a la espera de que remita el temporal, que ha dejado en la zona olas de entre ocho y diez metros de altura.