Juana Rivas entrega a sus hijos a su expareja en Italia

Juana Rivas viaja este martes a Cerdeña para pasar con sus hijos
Juana Rivas, la mujer de Maracena (Granada) condenada en España a cinco años de cárcel por un delito de sustracción de sus propios hijos, viaja este próximo martes para pasar 15 días con sus hijos en Cerdeña (Italia). |Telemadrid

La española Juana Rivas entregó hoy a sus dos hijos, de 12 y 4 años, a su expareja, el italiano Francesco Arcuri, en una comisaria de Cagliari, la capital de Cerdeña, después de que el domingo pasado se negara a devolvérselos, informaron hoy a Efe fuentes de la defensa de Arcuri.

La entrega se produjo después de que Juana Rivas se reuniera ayer con el cónsul general de España en Roma, Luis Fernández Cid, en Cagliari y después de haber tenido que comparecer hoy de nuevo ante la Policía para declarar sobre la denuncia que interpuso contra Arcuri por supuestos malos tratos al menor de sus hijos.

Arcuri, quien tiene la custodia provisional de los niños desde agosto de 2017, volverá ahora con sus hijos al municipio italiano de Carloforte, en la isla de San Pietro, al sur de Cerdeña, donde residen habitualmente.Juana Rivas tendría que haber entregado a sus hijos el 21 de octubre a Arcuri, que fue condenado en 2009 en España por maltrato y a quien Juana volvió a denunciar en 2016.

Sin embargo, no hizo la entrega como "medida de precaución", tras presentar una denuncia a la Policía italiana contra Arcuri por supuestos malos tratos.

El pasado viernes, Arcuri entregó los niños a Rivas y la madre vio que su hijo menor se quejaba de dolor en la parte baja de la espalda, donde presentaba un hematoma, explicaron a Efe fuentes jurídicas.

Juana fue con él al hospital de San Michele, en Cagliari, y, según contaron los dos pequeños, el moratón era consecuencia de un enfado del padre, que empujó al menor contra los hierros de la cama porque no podía dormir y después lo alzó y lo lanzó contra una pared, dijeron las mismas fuentes.

Rivas tiene derecho a permanecer con sus hijos siete días consecutivos mientras está en Italia y se acogió a este derecho para no devolver a los niños a su expareja.

Por su parte, Arcuri también denunció a la madre ante la Policía italiana y pidió a la Justicia que ordenara la entrega inmediata de los menores para que pudieran volver a la escuela en Carloforte.

Arcuri, además, solicitó que se suspendiera el derecho de visitas de Rivas o que estas se hicieran con vigilancia.

El miércoles, el cónsul general de España en Roma se trasladó a Cagliari para conversar con Rivas sobre la situación.

Una vez finalizada la reunión con el cónsul, se recibió una notificación de la Policía de Cagliari para que Juana se personara con sus hijos en sus dependencias, lo que hizo al instante, y allí se le informó de la denuncia interpuesta por Arcuri.

El pasado 27 de septiembre se celebró la última vista del proceso civil que decide en Italia a quién de los dos progenitores corresponde la custodia de los menores, que comenzó en noviembre de 2017 en el Tribunal de Cagliari, sin que aún haya emitido un fallo.