Joselito Adame reafirma otra vez en Madrid que es un gran torero

El mexicano Joselito Adame reafirmó hoy en Las Ventas el gran torero que es, con una nueva actuación de altos vuelos que le valió para cortar una oreja de mucho peso y demostrar así que está preparado para empezar a funcionar en las grandes plazas y ferias de España.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Alcurrucén, de desiguales y variados remates, y de distintos comportamientos. El mejor, el enclasado y templado quinto; encastado y con "transmisión" el cuarto; noble y con un extraordinario pitón izquierdo, el sexto; reservón el primero; con genio el segundo; y noble aunque apagado el tercero.

Manuel Jesús "El Cid": pinchazo, estocada desprendida y descabello (silencio); y pinchazo y casi entera (silencio).

Joselito Adame, que sustituía a Iván Fandiño: media tendida y dos descabellos (ovación tras aviso); y pinchazo y estocada perpendicular que escupe (oreja tras aviso).

Juan Pablo Sánchez: estocada caída (silencio); y bajonazo (silencio).

En cuadrillas, buen tercio de varas de "Pepillo, hijo" al tercero.

Presenció la corrida desde el Palco Real de Las Ventas la infanta Elena.

La plaza tuvo dos tercios de entrada en tarde fresca y ventosa, y con llovizna intermitente en los dos primeros toros.

DE LA SORPRESA A LA CONSAGRACIÓN

Pocas veces un torero que no entraba en las quinielas de los posibles nombres destacados de todo un mes de toros en Madrid es capaz de conquistar dos veces la primera plaza del mundo en una misma semana.

Una empresa casi inalcanzable para la mayoría de matadores de la segunda fila del escalafón, que casi siempre que vienen a Madrid apenas dejan esbozos del toreo que llevan dentro, sin llegar a poner a todo el mundo de acuerdo como Joselito Adame, que gracias a su triunfal paso por Madrid puede considerarse ya la gran figura del toreo mexicano actual.

El joven azteca ha demostrado que su gran actuación de hace tres días en esta misma plaza no fue un capricho de las musas, sino que responde a todo un paciente proceso de afición, formación y ambición de querer ser alguien importante en esto, y, visto lo visto, va por el camino.

Adame ya dejó constancia que venía a por todas con la actitud que mostró durante toda la tarde, participando en quites tanto en sus toros como en sus turnos correspondientes en los de sus compañeros, donde se mostró, además, resolutivo, con un variado repertorio en el que intercaló gaoneras, chicuelinas, navarras y lopecinas.

Pero no sólo hay que destacarle la disposición, que siempre es de agradecer, pues hay que "cantar" a los cuatro vientos las buenas virtudes que atesora para desplegar el toreo bueno: serenidad, valor, gusto en las formas y, algo también muy importante, recursos y capacidad de improvisación.

A su primero, toro con genio que embestía a empellones y que acabaría también desfondándose, lo exprimió a Adame a base de amor propio, de no dejarse ganar la pelea, con aguante, aplomo y mucha seguridad, lo que se dice estar por encima de su oponente.

Pero con el quinto, el mejor toro del interesante y variado envío de Alcurrucén, mostró Adame toda su dimensión, con un toreo suave y elegante, tirando de las templadas embestidas del astado con largura, ajuste y muy buen son, todo muy hilvanado, muy compacto, y a más.

Según transcurría la faena fue imprimiendo el mexicano más relajo y torería a su quehacer, gustándose y recreándose en la interpretación, incluso en las improvisaciones como los circulares sobre la marcha, trincherillas o desmayados.

Estuvo tan bien Adame que ni el pinchazo previo a la estocada final quitó pañuelos a la petición de oreja, que, finalmente, paseó en una clamorosa vuelta al ruedo, a grito de ¡viva México!.

Su compatriota Juan Pablo Sánchez, sin embargo, pasó por Madrid como un suspiro, es decir, sin pena ni gloria. Con el apagado tercero anduvo tan correcto como frío en una faena larga que no fue a ningún lado.

Peor aún en el sexto, pues no supo aprovechar Sánchez el gran pitón izquierdo que tuvo el animal en una labor voluntariosa pero sin apreturas y, en consecuencia, sin emoción alguna.

Lo del "Cid" es otro cantar. Sólo se le puede "tapar" con su primero, toro reservón y con la cara suelta, con el que anduvo esforzado.

Pero con el encastado cuarto, no. Un toro que pedía otra lidia bien distinta a la que le recetó el de Salteras, demasiado encimista y deslavazado, sin llegar a estructurar nada concreto. Una pena, pues el toro tenía virtudes, que quedaron disimuladas por la falta de tino de su matador.

UNA CORRIDA Y DOS NOVILLADAS COMPLETAN LA PROGRAMACIÓN DE JUNIO

Una corrida de toros y dos novilladas picadas completan la programación taurina del mes de junio en la plaza de toros de Las Ventas, una vez que la Feria del Arte y Cultura eche el cierre este domingo, han informado a Efe fuentes del departamento de comunicación de la Monumental madrileña.

Los festejos, que tendrán lugar los últimos tres domingos del mes, contará con la participación de toreros destacados en el pasado ciclo isidril, a los que se sumarán otros de notable cartel también, y que actuarán en Madrid por primera vez en la temporada.

El domingo 16 de junio se celebrará una corrida de toros en la que están anunciados Fernando Cruz, que vuelve a Madrid después de su baja a última hora de San Isidro por indisposición, junto a Juan del Álamo, uno de los triunfadores del ciclo isidril, y Rubén Pinar, con toros de la ganadería de Los Recitales.

La semana siguiente volverá a Las Ventas Rafael Cerro, que reaparecerá así en la plaza donde triunfó y resultó también herido el pasado abril, y el triunfador de San Isidro, el colombiano Sebastián Ritter, quienes actuarán en un mano a mano con ganado de de "Espartaco".

Y el último domingo del mes tendrá lugar otra novillada en la tomarán parte dos de los novilleros heridos en la pasada temporada en Las Ventas, el catalán Jesús Fernández y el colombiano Juan Viriato, en un cartel que completa Mario Alcalde, con utreros de la ganadería de Martelilla.

Estas son las combinaciones de los festejos que completan el mes de junio en Las Ventas:

Domingo, 16 de junio.- Toros de Los Recitales para Fernando Cruz, Rubén Pinar y Juan del Álamo.

Domingo, 23.- Novillos de Juan Antonio Ruiz para Rafael Cerro y Sebastián Ritter, mano a mano.

Domingo, 30.- Novillos de Martelilla para Jesús Fernández, Mario Alcalde y Juan Viriato.