Incendio de Lluntxent: vuelven a casa los 2600 evacuados

Una vez estabilizado, los efectivos de la UME ya se han retirado de la zona; los bomberos confían en darlo por controlado gracias a la ayuda de la lluvia y a la bajada de temperaturas. Un día difícil también para los afectados, que regresan para comprobar cómo han quedado sus casas tras el paso de las llamas.

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha afirmado hoy que el incendio de Llutxent (Valencia) podría estar controlado a lo largo del día gracias a la mejora sustancial de las condiciones meteorológicas.

Puig ha hecho estas declaraciones en el aeropuerto de Castellón, donde ha visitado la nueva base para aeronaves de extinción de incendios de la Generalitat Valenciana situada en las instalaciones aeroportuarias.

"Todavía hay que actuar con prudencia", ha dicho, porque "puede haber cualquier rebrote", aunque ha asegurado que el fuego "está muy perimetrado".

El president ha destacado que se ha hecho "un grandísimo esfuerzo por parte de los equipos que han trabajado de bomberos y cuerpos de seguridad y se ha conseguido salvar una situación muy complicada porque hace dos noches se vivió una situación de pánico y de un incendio tan virulento como los que se han vivido en Grecia o Portugal".

El president ha asegurado que es "fundamental en cualquier emergencia y, sobre todo, en los incendios, tener claro que la seguridad de las personas, de todas, de los ciudadanos que están en sus casas o de los que trabajan en la extinción, es lo prioritario".

Sobre las ayudas para los afectados, Puig ha dicho que están " ya evaluando con ayuda de los ayuntamientos con respecto a las casas, porque va a haber una acción directa de solución habitacional para las personas que han perdido su primera vivienda" y se va a "estudiar qué medidas se pueden desarrollar para el conjunto de las infraestructuras que han sido dañadas.