Héroes anónimos, historias de generosidad

Héroes anónimos, historias de generosidad

Héroes anónimos, historias de generosidad de ciudadanos que también tienen su hueco. Histoias como la de un soldado que arriesgó su vida al ver un atropello y salvó a un herido herido o la una vecina de San Sebastián de los Reyes que busca a ese desconocido que, tras caerse en la estación de Sol, la reanimó y le dió esa segunda oportunidad de vivir.

El pasado jueves Esther volvió a nacer. Sufrió una parada cardiorespiratoira tras una caída en la estación de Sol, pero una persona anónima consiguió que le volviera a latir. Ahora le busca para darle las gracias por salvar su vida.

Ese "angel" que le salvo la vida debía tener una alas parecidas a las que luce Alejandro Gómez en su uniforme. Pertenece al escuadron de Búsqueda y Rescate del Ejercito del Aire. Su trabajo es salvar vidas desde el aire. Pero el domingo pasado fue en tierra. Socorrió a un atropellado en la A-42 y consiguió recuperarle de la parada cardiaca y mantenerlo con vida hasta que llegaron otros ángeles: los efectivos del Samur y el Summa. Ellos, en lo que llevamos de año, ya han recuperado de paradas a más de 100 personas.