La Guardia Civil toma declaración en Madrid a allegados de Diana Quer

La Guardia Civil ha tomado declaración en Madrid a varias personas del entorno de Diana Quer, la joven madrileña desaparecida hace diez días en A Pobra do Caramiñal (A Coruña), sin que por el momento estas pesquisas hayan dado resultado para localizarla.

Fuentes de la investigación han confirmado a Efe que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha recabado varios testimonios de allegados de la joven, que vive en Pozuelo de Alarcón y estudia en Boadilla del Monte.

Fue precisamente un amigo de Madrid el que recibió uno de los últimos mensajes de WhatsApp que envió Diana la madrugada en la que desapareció, en el que le explicaba que un hombre la había llamado por la calle y la había asustado.

SILENCIO PRUDENTE Y RESPONSABILIDAD

Hoy se cumplen diez días de su desaparición, denunciada el pasado día 22 en la localidad en la que veraneaba, y el coronel jefe de la Comandancia de A Coruña, Francisco Javier Jambrina Rodríguez, ha visitado al equipo de investigadores que se ocupa del caso y ha pedido respeto por el "silencio" prudente que se está manteniendo.

En el cuartel de la localidad cercana de Boiro ha indicado que se sigue puntualmente la investigación, que están en funcionamiento los medios tanto humanos como técnicos necesarios, a nivel local, regional y nacional; y que hay ayuda y colaboración por parte de otras instituciones.

Ha indicado que se sigue puntualmente la investigación, que están en funcionamiento los medios tanto humanos como técnicos necesarios, a nivel local, regional y nacional; y que hay ayuda y colaboración por parte de otras instituciones.

"No se va a facilitar información", ha destacado este miércoles Jambrina, no obstante, y ha apelado al secreto de sumario vigente y a que revelar datos podría resultar contraproducente en las pesquisas, aparte de aconsejar que esto se cumpla porque hay una familia que "está sufriendo" y ello podría incrementarse con "falsas expectativas" o informaciones que puedan desmoralizarles.

Ha pedido, así, a la prensa, "disculpas y comprensión", y ha dicho que habrá batidas, con apoyo ciudadano, y con la tutela de la Guardia Civil, porque "había mucho interés" y se ha aceptado esta cooperación.

Ayer el padre de la joven explicó que la Guardia Civil descarta que se trate de un secuestro a cambio de una recompensa económica.

BATIDAS CON APOYO CIUDADANO

El dispositivo de búsqueda de la joven madrileña Diana Quer, desaparecida hace nueve días en el ayuntamiento coruñés de A Pobra, se reforzará, previsiblemente a partir del jueves, con la participación de voluntarios para realizar batidas.

Desde el ayuntamiento han trasladado una petición realizada por la Guardia Civil y destinada a aquellas personas que quieran participar de forma voluntaria en estas labores --que podrían repetirse el viernes--. Para ello, los voluntarios están convocados a una reunión este miércoles, a las 20,30 horas, en el salón de plenos del ayuntamiento para recibir instrucciones básicas de organización.

Bajo la coordinación de la Guardia Civil, efectivos de Protección Civil de A Pobra, Porto do Son, Boiro y Ribeira, así como del GES de Muros, han participado este martes, una jornada más, en las labores de búsqueda y rastreos para dar con algún indicio del paradero de la joven. A estos medios por tierra se han sumado también un helicóptero y efectivos que buscan a Diana Quer en el mar, en un dispositivo de grandes dimensiones que, sin embargo, aún no ha producido resultados.

Diana Quer mide 1,75 metros, tiene el pelo largo, liso y moreno; los ojos oscuros y pesa 55 kilos. La última vez que fue vista, el 22 de agosto, tras disfrutar de la fiesta del Carme dos Pincheiros en A Pobra do Caramiñal (A Coruña), donde veraneaba, llevaba un pantalón corto rosa, camiseta blanca, sudadera y zapatillas negras con cordones.