Sánchez creará un grupo de expertos que evalúe la conveniencia de un cambio horario

El fin del cambio de hora reaviva debate sobre el huso horario y conciliación

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este viernes que la posición del Gobierno respecto a la propuesta de la Comisión Europea de eliminar el cambio de hora es la de constituir un comité de expertos para evaluar la posición de España y "saber exactamente qué conviene en términos de productividad, de calidad de vida, de bienestar social, de ahorro energético".

Así se pronunció Sánchez en la rueda de prensa que mantuvo con el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, en el marco de la gira que está realizando por América Latina y que tuvo en el país costarricense su cuarta y última etapa.

"Hemos amanecido con el anuncio de la Comisión Europea. Ya se ha pronunciado la ministra portavoz en relación con este asunto", ha afirmado Sánchez en alusión a la ministra Isabel Celaá, quien ha explicado que el Gobierno está "bastante de acuerdo" con la propuesta de la Comisión Europea de eliminar el cambio de hora que se produce dos veces al año en los países europeos, aunque no se ha decantado todavía por mantener el actual horario de verano o el de invierno.

Sánchez comentó que este es un "asunto importante" que requiere de un "análisis serio y riguroso" que desemboque en un "gran consenso" de todos los actores afectados.

Una vez que el comité concluya sus trabajos, Sánchez se comprometió a buscar la complicidad con los agentes sociales, políticos y empresariales para buscar la solución que suscite más consenso.

BORRELL SUGIERE LA POSIBILIDAD DE QUE ESPAÑA TENGA "OTRO HUSO HORARIO"

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, no descartó este viernes la posibilidad de que España tenga que asumir "otro huso horario", después de que la Comisión Europea hay propuesto el cambio de hora estacional tras una consulta pública, si bien reconoció que "no soy un experto en estas cosas".

Por último, adelantó la posibilidad de que en esta cuestión "no piensen igual los lapones que los portugueses" e invitó a dar la oportunidad al Parlamento Europeo para que encuentre un "común denominador entre países que están en posiciones geográficas tan diferentes".