Feministas navarras contra las "injerencias oportunistas" y el boicot al Chupinazo

El colectivo feminista de Navarra, con "décadas de lucha contra las agresiones sexistas" en los sanfermines, ha rechazado hoy iniciativas de boicot a la fiesta propuestas a través de las redes sociales "sin consenso, sin contraste alguno y sin un objetivo claro", una "injerencia externa" y en algunos casos "oportunista" que "debilita" su labor. Así lo han señalado en conferencia de prensa las portavoces de los colectivos feministas y del movimiento popular, que han consensuado un comunicado en el que, sin nombrarlos expresamente, rechazan llamamientos como el de que las mujeres acudan con camisetas negras al chupinazo de este año para protestar contra las agresiones sexistas.

Tampoco han nombrado expresamente la sentencia por abuso y no por agresión sexual contra los cinco sevillanos, conocidos como La Manada, que han sido puestos en libertad condicional dos años después de ser denunciados por una chica en los sanfermines de 2016, proceso del que dicen "entender la indignación" pero advierten de que "esto no puede ser excusa para que nuestra lucha sea instrumentalizada ni para hacer análisis simplistas". Así, han advertido de que "centrarse en un único caso invisibiliza el resto de agresiones, les quita importancia y sobre todo pone el foco en elementos que poco tienen que ver con la realidad", al entender que "todas las agresiones son importantes, todas las mujeres que sufren o han sufrido agresiones necesitan de nuestra solidaridad y ninguna de las agresiones ya sean de baja o de alta intensidad tienen justificación alguna".

En euskera Iratxe Alvarez (Plataforma de Mujeres contra la Violencia Sexista de Nafarroa) y en castellano Maddi Lasa (Bilgune Feminista), junto a representantes de lo colectivos Emakume Internazionalistak, Farrukas, Andrea-Lunes Lila, Gora Iruñea y la Federación de Peñas de Pamplona, han reivindicado la labor que desde hace "muchos años" realizan de forma "coordinada" para conseguir "unas fiestas igualitarias, libres de cualquier agresión sexista".

Así, han recordado las campañas, protocolos, reuniones y decisiones tomadas año tras año "compartiendo y acordando entre todas y todos, contrastando y pensando de manera colectiva nuestras decisiones" para conseguir unas fiestas en las que todos tengan "cabida" y, aunque de dimensión internacional, sean "las fiestas de quienes vivimos y tenemos nuestro proyecto vital en esta ciudad".

Por ello, han lamentado la aparición en las últimas semanas en las redes sociales de "diferentes iniciativas de dudosa procedencia, muchas anónimas y otras que, con la supuesta intención de empoderar a las mujeres, atacan a una ciudad que ha sido y es ejemplo internacional de la lucha contra las agresiones sexistas".

En muchos casos estas iniciativas parten de "agentes externos a nuestra ciudad y a los colectivos que participan en la fiesta, sin debate, sin consenso, sin contraste alguno y sin un objetivo claro", con lo que se convierten en llamamientos que, "aunque no sea su intención, ningunean el trabajo que estamos realizando desde aquí e influyen negativamente" en las iniciativas locales ya consensuadas.

Por ello, y tras lamentar que algunas de estas iniciativas "pueden ser poco afortunadas y contraproducentes en la lucha contra las agresiones sexistas", entienden que son, por tanto, "una injerencia externa que condiciona y debilita el trabajo de tantos y tantos colectivos" de Pamplona.

Por todo esto, han pedido "responsabilidad política y colectiva", ya que aunque las iniciativas "son bienvenidas", las suyas "han sido pensadas minuciosamente, están enmarcadas en campañas globales y tienen unos objetivos a largo plazo". Esto contrasta con "dinámicas coyunturales y muy oportunistas que en poco o en nada ayudan a la lucha por unas fiestas libres de agresiones y a las mujeres que sufren o han sufrido agresiones", han zanjado.