España celebra este jueves el Día de la Diversión en el Trabajo

carrera_humor_300
carrera_humor_300 |archivo

España celebrará este jueves, 26 de abril, el Día Internacional de la Diversión en el Trabajo con un maratón de la "jubilación pospuesta" y otra serie de actividades en las que participarán ejecutivos y directivos, organizadas por la consultora Humor Positivo. De este modo, los organizadores han convocado la Primera Carrera Profesional de Obstáculos, Trabas y Contratiempos Laborales, que discurrirá por la Cuesta de Moyano de Madrid entre las 10.15 horas y las 12.00 horas del jueves.

Los participantes deberán sortear numerosos desafíos típicos de la carrera profesional --un proceso de selección, peticiones "absurdas" del jefe, los clientes y los mercados financieros o "luchas de poder", entre otros-- para tratar de emerger vencedores en esta competición. En concreto, las pruebas que afrontarán los participantes serán 'Proceso de selección', '100 metros de andares raros', 'Esgrima con paraguas', 'Corre que te pilla la crisis" y 'Maratón de la jubliación pospuesta'.El 1 de abril es, desde 1996, el Día Internacional de la Diversión en el Trabajo ('Fun at Work Day'), reconocido en almanaques como el 'Chase's Official Calendar of Events' norteamericano y celebrado por trabajadores y empresas de todo el mundo.

Se trata de una ocasión especial para recordar que el trabajo "no tiene por qué ser gris, que la seriedad no requiere solemnidad, y que el humor ofrece importantes beneficios para cualquier organización y para su equipo humano incluso en momentos de crisis --o quizás especialmente en tiempos de crisis", según los organizadores.

En España, los consultores de Humor Positivo ('www.humorpositivo.com') difunden la celebración de esta efeméride desde 2008, cuando convocaron la primera 'Marcha a favor de la Diversión en el Trabajo' y llevaron una carta al Ministro de Trabajo con sus reivindicaciones.

Asimismo, en 2009 escenificaron un 'Plan de Rescate Humorístico' tras el hundimiento de la economía. En 2010 se dirigieron a la Bolsa de Madrid con un cheque gigante por valor de "un millón de jocosidades, chascarrillos y retruécanos", canjeable en el Banco Central de Humor Positivo y en 2011 "mantearon" a la crisis económica después de un encierro sanferminero.