El futuro del caso Diana Quer, pendiente de las respuestas que dé su autopsia

El futuro del caso Diana Quer, pendiente de las respuestas que dé su autopsia

La autopsia practicada al cuerpo de Diana Quer, sumergido con pesos en un depósito de agua, determinará si fue agredida sexualmente, extremo que podría situar al presunto responsable y único detenido, José Enrique Abuín Gey "El Chicle", en el contexto que dispone la prisión permanente revisable.

Que en la muerte de esta joven madrileña de 18 años hubiese una intencionalidad criminal clara es un aspecto clave que ya ha arrojado el informe preliminar, del cual ofreció este dato el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, por lo que ahora es el cadáver, desvestido y encontrado en agua dulce, estancada y sin fauna alguna, el que debe ofrecer más respuestas.

El cuerpo está bien conservado, han detallado los investigadores, porque al estar en este aljibe sin uso, situado en una nave industrial en Rianxo (A Coruña), experimentó un proceso de saponificación que ayudó a que no exista putrefacción, lo que favorece estos exámenes. La Unidad de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) se ocupa de estos estudios y, si todo avanza según lo previsto, los resultados se conocerán a lo largo de la próxima semana.

Hasta la fecha y por consejo jurídico Abuín Gey, interno en el penal coruñés de Teixeiro, se ha acogido a su derecho a no declarar y el abogado que lo asiste, el penalista José Ramón Sierra, ha apuntado que si se corrobora que hubo abusos a la chica abandonaría la defensa de quien sostiene que se produjo un atropello accidental.

Según las primeras comprobaciones no constan signos de violencia como se habrían generado en el supuesto de un arrollamiento mortal con un vehículo, de manera que cuestiones como ésta tendrán que ser probadas o desmontadas. "El Chicle" espera por todo ello en la cárcel, en régimen de prisión provisional comunicada y sin fianza, donde en una junta inminente se podría decidir sobre su traslado a otra prisión, tal y como han señalado sin aportar más detalles fuentes del caso a Efe.

Su letrado ha fijado una visita a Teixeiro para mañana lunes, cuando espera contar con los detalles suficientes que le permitan dilucidar su postura y exponer los pasos a dar. "Nosotros solo sabemos lo que nos dice él", que es "un accidente con un automóvil", especificó en su conversación con la prensa el pasado viernes después de llevarle ropa a su cliente, sobre el que pesaba una incomunicación hasta las tres de la tarde.

"Como defensa esperamos que sea verdad, si no es así nos planteamos un escenario muy distinto, ya no como defensa, sino apartarnos del caso, por una cuestión de confianza, porque podemos hacernos el tonto pero no tanto", manifestó el abogado entonces.

Rosario Rodríguez, la mujer de "El Chicle", en libertad pero con el rol de investigada, desmontó la coartada de que el 22 de agosto de 2016, cuando desapareció Diana Quer, estuviese con su esposo, y de igual modo actuaron dos cuñados de Abuín Gey que, aconsejados por él, segúnl relato aportado por ambos, habrían contado esto mismo en un comienzo.

A Diana Quer se le perdió el rastro cuando acudió en su lugar de veraneo, el municipio costero de A Pobra do Caramiñal, a una fiesta local de la que ya nunca regresó. A "El Chicle" se le investiga, a raíz de estos hechos y del desenlace, con él mismo guiando a los agentes hasta la citada fábrica, por la presunta comisión de los delitos de homicidio o asesinato, detención ilegal, y también contra la libertad sexual.

Los padres de la víctima, Diana López-Pinel y Juan Carlos Quer, comparten abogado en este procedimiento penal, Ricardo Pérez

Lama, que ya se había ocupado de la acusación popular en el caso Asunta, abierto por el crimen de una niña, por el cual están condenados sus dos padres.

Los progenitores de Diana Quer, se han sumado a la campaña de petición de firmas lanzada en Change.org, para que no se derogue la prisión permanente revisable emprendida por Rocío Viéitez, la exmujer del único sentenciado en España con esta contundente medida privativa de libertad que recoge el Código Penal. El castigado con tales efectos es David Oubel, conocido como el parricida de Moraña (Pontevedra), y penado el pasado julio por el asesinato en 2015 de sus dos hijas menores, Amaia y Candela, valiéndose de una radial.

LA MADRE DE DIANA QUER: "NO PUEDO EXPRESAR CON PALABRAS EL DOLOR QUE SIENTO"

Diana López-Pinel, madre de la joven madrileña de 18 años cuya vida posiblemente acabó a manos del único detenido, José Enrique Abuín Gey, alias "El Chicle", ha dedicado un mensaje en las redes sociales a su hija mayor, en el que dice no ser capaz de poner voz a la pena que la atormenta. "No puedo expresar con palabras el dolor que siento dentro de mí", ha escrito en la red social Instagram, un texto que acompaña con una foto de ambas que le sirve para señalar que así es el modo en el que la siente, "tan cerca Diana... como siempre hemos estado y seguiremos estando".

Y añade que su único consuelo es saber que sus corazones seguirán latiendo juntos, así será, "en el mío", suscribe. "Has sido la mejor hija que podía tener -prosigue- y ojalá sientas lo orgullosa que me siento de todo el bien que has hecho a todos los que has tenido alrededor. Tu bondad no tenía límites y seguirá haciendo el bien desde donde estés para que nadie sufra lo que lamentablemente te ha tocado a ti".

LA MUJER DEL CHICLE: "MENTÍ"

Entretanto, Rosario Rodríguez, la mujer de José Enrique Abuín Gey, el Chicle, ha confesado al juez que instruye la causa por la desaparición y muerte de la madrileña Diana Quer que faltó a la verdad cuando los investigadores le tomaron declaración en calidad de testigo.

"Mentí. No estuve con Enrique la noche del 22 de agosto" de 2016, día en el que se le perdió el rastro a la joven de 18 años, que había asistido a una fiesta local, la del Carme dos Pincheiros, en su lugar de veraneo, el municipio de A Pobra do Caramiñal, enclavado en la provincia de A Coruña.

De esa jornada, en base al testimonio de ella, al que ha tenido acceso Telecinco, Rosario Rodríguez, once años menor que su esposo, con el que tiene una hija de corta edad, ha contado que él se vistió con ropa oscura y salió de casa, con la intención de robar gasóleo, algo que ya había hecho anteriormente. "Se fue solo", señaló Rosario Rodríguez, y añadió que si en un primer momento no ofreció este relato, fue porque su cónyuge, con antecedentes por narcotráfico, le había pedido que si alguna vez le preguntaban por aquella noche, dijese "que había estado con él".