Detenidos en Zanzíbar 10 hombres bajo sospecha de ser homosexuales

Detenidos en Zanzíbar 10 hombres bajo sospecha de ser homosexuales
Detenidos en Zanzíbar 10 hombres bajo sospecha de ser homosexuales |EFE

Diez hombres fueron detenidos el pasado fin de semana en la turística isla tanzana de Zanzíbar bajo sospecha de ser homosexuales, denunció Amnistía Internacional (AI).

Las detenciones, ocurridas el sábado por la noche en la playa de Pongwe, acaecieron después de que la Policía recibiera información de ciudadanos que alegaron haber visto actos sexuales entre personas del mismo sexo, afirmó AI en un comunicado.

Los diez hombres están detenidos en una comisaría policial de la localidad de Chakwal, sin que se hayan formulados cargos contra ellos, de acuerdo con la organización pro derechos humanos.

"Este es un golpe escandaloso después de que el Gobierno tanzano diera garantías de que nadie debería ser acosado y detenido por su orientación sexual real o percibida y su identidad de género", subrayó el subdirector de AI para África del Este, Seif Magango.

Ser homosexual, cadena perpetua en Uganda

Amnistía asegura haber comprobado que los diez varones fueron detenidos por supuestamente celebrar una boda gay, lo que considera un "ataque terrible al pueblo tanzano por sencillamente ejercer sus derechos humanos".

AI recuerda que el incidente ocurrió después de que el coordinador regional de Dar es Salam (principal ciudad comercial de Tanzania), Paul Makonda, anunciara el pasado 29 de octubre un plan para crear una especie de "brigada" gubernamental con el objetivo de perseguir a lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTB),

Las relaciones entre homosexuales solo están permitidas en 21 países de África Subsahariana, entre ellos Sudáfrica, Ruanda o Costa de Marfil, ya sea porque se haya despenalizado o porque haya una situación de alegalidad.

En el resto de países subsaharianos, los "delitos contra natura", que es como se suelen denominar las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, conllevan penas de prisión que van desde la cadena perpetua en Uganda o Tanzania hasta los 25 años en Ghana.