Detenido un menor, presunto agresor del joven oriental atacado en Metro de Barcelona

El presunto autor de la agresión racista ocurrida en el metro de Barcelona el pasado sábado es un joven menor de edad, aunque los Mossos d'Esquadra han imputado a otras dos personas como coautores de los hechos. La policía autonómica ha informado hoy que al supuesto autor de la agresión a puñetazos a un joven asiático, originario de Mongolia y vecino de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), se le imputa una falta de lesiones y un delito de odio y discriminación, según ha explicado en rueda de prensa el jefe de la División de Transporte de los Mossos d'Esquadra, el intendente Joaquim Bayarri.

Otras dos personas, una de las cuales también es un menor, están imputadas en relación con estos hechos como coautores de los hechos y han sido citadas a declarar.

El supuesto autor de la agresión, que ha sido detenido hoy, ha sido puesto a disposición de la Fiscalía de Menores tras declarar ante los Mossos d'Esquadra.

La policía autonómica ha identificado a los tres imputados tras ver las imágenes de la agresión en un vídeo que filmaron con un teléfono móvil y que colgaron en Youtube y las que les ha facilitado Transportes Metropolitanos de Barcelona (YMB) de las cámaras de seguridad.

"Nos interesa establecer todo lo ocurrido. No es lo mismo lo que se ve en el vídeo que todo lo que pasa", ha explicado Bayarri, que ha pedido a las personas que estaban en el vagón cuando ocurrieron los hechos, y que aún no lo han hecho, que se pongan en contacto con los Mossos.

La agresión, aparentemente racista, ha suscitado reacciones tanto políticas como sociales que han condenado la acción.

EL PASADO SÁBADO EN LA LINEA 1 DE METRO DE BARCELONA

La agresión se produjo el pasado sábado por la noche en el metro de la línea 1 de Barcelona cuando el joven asiático viajaba sentado en un vagón y fue golpeado por un joven rapado sin motivo aparente.

La víctima de la agresión es un joven natural de Mongolia, que recibió varios puñetazos en la cara por parte del agresor, según se puede apreciar en el vídeo que grabó un acompañante del detenido y que se colgó ayer en las redes sociales.

El joven agredido presentó anoche una denuncia por la agresión y ha sido interrogado por la policía.

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado esta mañana que se personará contra el agresor.

El primer teniente de alcalde y presidente de Transports Metropolitans de Barcelona, Joaquim Forn, ha declarado a los medios que ha encargado a los servicios jurídicos la fórmula más adecuada para presentar la acusación.

"Hay que hacer entender que la intolerancia y la xenofobia no tienen cabida en Barcelona", ha considerado Forn.

Por su parte, el portavoz de Ciutadans, Matías Alonso, ha condenado hoy la agresión racista que ayer se hizo pública a través de las redes sociales y en el que aparecía uno de los compañeros del agresor que en su Facebook tenía fotos con algunos de los líderes de Ciutadans.

"Condenamos este tipo de agresión y de xenofobia", ha sentenciado Alonso, que ha asegurado que "ninguno de los jóvenes que aparecen en el vídeo es militante o simpatizante de Ciudatans y que, en caso de que lo fueran, "se les expulsará fulminantemente de las filas del partido", cosa que ya habían dicho esta mañana en su cuenta de Twitter.

SOS Racismo de Cataluña no descarta emprender acciones judiciales por la agresión, que considera un atentado "flagrante y explícito" que muestra la presencia del "racismo violento en nuestra sociedad y de su grado de normalización".

La entidad ha celebrado en un comunicado la rapidez de las actuaciones de los Mossos d'Esquadra y de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) y ha elogiado la "responsabilidad" de los ciudadanos que defendieron a la víctima, así como la colaboración de los vecinos para identificar al agresor, del que se conoce la identidad, aunque no ha sido facilitada por la policía.

La organización también ha pedido a la Fiscalía que se encarga de delitos de odio de Barcelona que lleve a cabo una investigación "adecuada y efectiva", a la vez que ha ofrecido a la víctima los servicios de la entidad.

"El racismo -sostiene la entidad- es una lacra para cualquier sociedad y hace falta luchar por su erradicación desde todos los ámbitos: administración pública, organizaciones sociales y ciudadanía".