Detenido el presunto asesino de tres personas, dos de ellas guardias civiles

Un ciudadano de nacionalidad extranjera ha sido detenido esta madrugada como presunto autor del asesinato de tres personas, dos de ellas guardias civiles, crímenes cometidos ayer en los municipios turolenses de Albalate del Arzobispo y Andorra. Fuentes de la Delegación del Gobierno y de la Guardia Civil han informado de que la detención de este individuo se ha producido hacia las cinco de la madrugada, entre los municipios de Cantavieja y Mirambel, una zona de Teruel que linda con Castellón.

El presunto asesino de dos guardias civiles y de un ganadero ayer en una masía entre los municipios turolenses de Albalate del Arzobispo y Andorra es Norbert Feher, serbio buscado por Interpol orden de las autoridades italianas.

Fuentes de la investigación han confirmado a Efe la identidad del detenido, nacido en Subotica, Serbia, en 1981.

Esta madrugada ha sido detenido como presunto autor del asesinato los guardias civiles Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero y del sindicalista agrario José Luis Iranzo.

Se ha puesto fin así al operativo de búsqueda y captura que ha llevado a cabo la Guardia Civil después de que fueran muertos a tiros los agentes de la benemérita Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero, y el civil José Luis Iranzo. El sucesos ocurrió en la tarde de ayer en una pequeña masía durante el operativo de las fuerzas de seguridad diseñado con motivo de otro tiroteo que tuvo lugar en la zona el pasado 5 de diciembre.

Entonces fueron heridas dos personas que acudían también a una masía a cambiar la cerradura y que fueron tiroteadas por una o dos personas. La localidad de Albalate del Arzobispo, así como los alrededores, ha sido objetivo de diferentes robos las fuerzas de seguridad estaban investigando.

En este contexto se produjo el tiroteo de ayer, en el que murieron dos guardias civiles y otro ciudadano, lo que activó una operación de búsqueda de un individuo armado que habría huido en un vehículo "pick up" de color verde.

El delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, y el subdelegado en Teruel, José María Valero, se desplazaron al lugar y movilizaron para la operación agentes de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil.

Durante los primeros compases del plan de actuación del instituto armado se sucedieron distintas informaciones, algunas de ellas procedentes de varias fuentes, pero desmentidas con posterioridad.

El delegado del Gobierno, de hecho, compareció ante los medios para recalcar que no había cesado la búsqueda de un individuo como presunto autor de los disparos. Casi de madrugada se difundió un retrato robot del presunto asesino.

Pocas horas antes, la Guardia Civil confirmó las identidades de los agentes fallecidos, así como la del civil que estaba en el lugar de los hechos. Seguidamente, comenzaron a sucederse las condolencias y muestras de pésame de las autoridades. A través de sus respectivos perfiles de las redes sociales, el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy; el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, y el presidente de Aragón, Javier Lambán, manifestaron sus condolencias y expresaron su apoyo a la Guardia Civil.

PORTABA LAS ARMAS DE LOS AGENTES ASESINADOS

Una patrulla de la Guardia Civil perteneciente a Castellón fue quien detuvo a las 2.50 horas en el punto kilométrico 95,500 de la A-226, en el término municipal de Cantavieja (Teruel), al presunto autor de la muerte a disparos de dos guardias civiles y un ciudadano que iba con los agentes, han informado a Europa Press fuentes del instituto armado.

El detenido, que es de nacionalidad extranjera, se encuentra pendiente de identificación y ya ha sido trasladado a la Comandancia de Teruel. Entre las 19.00 y las 20.00 horas había presuntamente asesinado a dos guardias civiles y un ciudadano de Teruel que acompañaba a los agentes, dándose a la fuga en un pickup verde con la que sufrió un accidente a cien kilómetros al sur del lugar de los hechos.

Tras varias horas de pánico entre los vecinos de la zona, con informaciones confusas que apuntaban a que estaba atrincherado y luego abatido, la Guardia Civil activó una operación jaula en la que movilizó a unidades especiales y realizó controles en varias carreteras.

Fue una patrulla de agentes que se sumó desde Castellón al operativo la que detuvo al fugitivo. Iba a pie después de sufrir un accidente con la pickup verde con la que se había dado a la fuga ocho horas antes, según confirman fuentes de la investigación.

Portaba tres armas cortas, entre ellas las dos pistolas marca Beretta que arrebató a los guardias civiles Víctor Romero Pérez y Víctor Jesús Caballero Espinosa, ambos pertenecientes a los Equipos ROCA. El tercer fallecido es vecino de Teruel identificado como José Iranzo. El delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, se desplazó anoche al lugar de los hechos. Esta mañana ha confirmado la detención. "El sospechoso aún no está identificado porque no está colaborando en los primeros interrogatorios. Sí que es muy probable que sea el mismo que el 5 de diciembre hirió a dos personas", ha explicado.