Detenido un menor por agredir con arma blanca a cinco compañeros de clase

Un joven de 17 años de un brillante expediente académico ha sido detenido tras, presuntamente, haber apuñalado a cinco compañeros de clase en un instituto de Villena (Alicante), a los que causó heridas leves antes de ser reducido por uno de estos alumnos. Las causas que han originado tal comportamiento aún no han sido confirmadas y, tras descartarse un posible móvil pasional o sentimental, se baraja que el agresor hubiera podido haber sido objeto de acoso escolar (bullying) por sobresalir en sus notas, o que sufriera un brote psicótico.

Los hechos han ocurrido en torno a las 9.05 minutos en el aula de segundo curso de bachillerato del instituto Las Fuentes, poco después de empezar la clase de Geografía e Historia cuando el detenido, que había faltado a la primera hora, entró al aula dando un portazo y tras mirar a la clase fijamente "sacó un cuchillo" con el que comenzó a asestar puñaladas mientras gritaba que estaba "harto".

La primera de todas a una alumna que recibió dos incisiones en la espalda y después cuatro más, uno de ellos Alejandro V. C., quien ha explicado que aprovechó que en un momento dado el agresor "miraba para otro lado" para derribarle y arrebatarle el arma blanca.

El agresor, que se hizo cortes en varios dedos, fue retenido hasta la llegada de la policía local y la Guardia Civil y trasladado para curarle antes de ser dirigido al hospital de Elda para ser sometido a un examen psiquiátrico.

Actualmente se halla en el cuartel del instituto armado de Villena, a la espera de pasar a disposición de la Fiscalía de Menores.

Las víctimas, cinco de 17 años por heridas de arma blanca y otras tres por crisis de ansiedad (la profesora de 54 años entre ellas), fueron atendidas en el mismo instituto y en un centro de salud y a las pocas horas habían recibido el alta médica.

Los compañeros de otras aulas se percataron desde un primer momento de lo ocurrido por los gritos del agresor y el alboroto que se generó en la clase.

El alumno que evitó que siguieran las agresiones ha relatado a los periodistas que se solía sentar en clase junto al detenido y que hablaba con él, y ha explicado que no se relacionaba mucho socialmente y que prefería marcharse a casa a estudiar.

Pese a que no cree que sufriera 'bullying', sí ha comentado que otros alumnos a veces le decían frases como "qué notas tan altas sacas" o "vaya chaqueta 'gordica' que llevas", en referencia a que el agresor viste elegantemente y "pareciendo más un profesor que un estudiante", según el testimonio de otra alumna.

Esta estudiante ha señalado que había otros menores que le llamaban despectivamente "empollón".

El suceso ha provocado varios episodios de nerviosismo, que han sido atendidos por psicólogos del ayuntamiento y de la Cruz Roja, y muchos de los padres han acudido al instituto a recoger con antelación a sus hijos.

El supuesto agresor no tiene antecedentes delictivos ni expedientes abiertos por protección, según fuentes de la Fiscalía de Menores.

El alcalde de Villena, Francisco Javier Esquembre, no se explica lo sucedido y ha señalado a Efe que, además del "buen rendimiento académico", el joven había mostrado "un comportamiento normal" y estaba "integrado" en el ambiente escolar, pese a lo cual se mostraba "un poco reservado y era distante y solitario".