Desalojada la cuarta parte de La Gomera por la gravedad del incendio

El flanco norte del incendio que afecta a La Gomera, que ha quemado más de 4.000 hectáreas, baja por el barranco de Ingenio hacia Vallehermoso, cuyos 3.000 habitantes han sido desalojados por carretera hacia la capital de la isla, San Sebastián de La Gomera.

El jefe de servicio de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, Humberto Gutiérrez, informó en rueda de prensa de que el fuego avanza en ese frente sin control, aunque lentamente, porque va contra el viento y contra la pendiente, y a pesar de que las condiciones meteorológicas son favorables a una propagación rápida de las llamas y muy malas para su extinción.

En esa zona, sin acceso por tierra, se concentra la actuación de los medios aéreos, siete helicópteros y tres hidroaviones, a los que se unirá otro hidroavión a primera hora de la tarde y un quinto que vuela desde la península y que llegará a La Gomera a última hora del día.

También opera un helicóptero de la Guardia Civil en labores de coordinación del tráfico aéreo y esta tarde llegará en barco una cuba de combustible para abastecer los aparatos.

El problema en este incendio, dijo Gutiérrez, es que los medios aéreos consiguen bajar la llama, pero no hay medios terrestres que la rematen, de manera que en cuanto se levanta un poco de viento el fuego vuelve a prender.

Actualmente, la temperatura en La Gomera está entre 30 y 38 grados, la humedad entre el 10 y el 12 por ciento, y el viento es del nordeste con rachas de hasta 40 kilómetros por hora, de modo que no se puede hablar de control a corto plazo, dijo.

Las llamas están a tres kilómetros de un cambio de vegetación a fayal brezal, que es más inflamable, y si las condiciones meteorológicas se mantuvieran alcanzarían Vallehermoso en dos días, aunque afortunadamente se espera un cambio a partir de esta noche, dijo Gutiérrez.

ORDEN DE DESALOJO

En esas condiciones, a las 11.00 horas se dio la orden de desalojo preventivo de Vallehermoso, cuyos vecinos han sido desalojados en guaguas hacia San Sebastián de La Gomera, informó el director general de Seguridad y Emergencias, Juan Manuel Santana.

Entre ellas están las personas que estaban albergadas en la residencia escolar de Vallehermoso, que se han realojado en San Sebastián, adonde anoche llegaron en barcos de Fred Olsen y Naviera Armas otras 910 personas desalojadas desde el municipio de Valle Gran Rey.

"Lo que hemos pasado ha sido un infierno, hemos tenido miedo por nuestra vida y por la de nuestros hijos", aseguró hoy la alemana Melany, que pasaba estos días unas vacaciones junto con su familia en Valle Gran Rey. Melany fue una de las en torno a mil personas desalojadas en ferry durante esta madrugada a San Sebastián tras el incendio que se declaró anoche en Valle Gran Rey.

"Nos acabábamos de ir a dormir y me sentía nerviosa. Me asomé a la ventana, vi gente corriendo que gritaba que había fuego y que debíamos irnos rápido hacia el muelle", comentó a Efe la mujer, alojada junto con sus dos hijas gemelas en la Residencia de Estudiantes de San Sebastián.

De momento, en la residencia escolar de San Sebastián hay 217 personas y quedan 74 camas libres, y el pabellón de Valle Gran Rey 45.

En Valle Gran Rey, efectivos de la Unidad Militar de Emergencias y de Bomberos trabajan en la extinción del fuego en algunas de las casas afectadas, unas 30.

En el flanco sur del incendio, el fuego está estable, porque actúa ya sobre quemado, pero hay un pequeño avance hacia el oeste, aunque de momento también muy lento.

Por el momento, el fuego, que se inició el 4 de agosto, ha quemado 4.126 hectáreas y ha obligado al desalojo de unas 4.500 personas.

Además de Vallehermoso y parte de Valle Gran Rey, han sido desalojados Chipude, Manantiales y alrededores, El Cercado, Las Hayas, Arure y Banda de Las Tosas.

Por la mañana llegó a La Gomera desde Tenerife un barco con media sección de la UME llegada desde Sevilla y otra media sección desde Gran Canaria, así como nueve bomberos de Tenerife con vehículos y autobombas, material de albergues de Cruz Roja y miembros de la Guardia Civil, a los que se unirán más que se trasladarán en helicóptero desde Gran Canaria.