Crece notablemente el consumo de alcohol entre escolares de 14 y 15 años

El consumo de alcohol entre los adolescentes ha aumentado notablemente, casi nueve puntos porcentuales, en los dos últimos años, especialmente entre los jóvenes de 14 y 15 años.

Este es uno de los principales datos de la Encuesta Escolar sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanza Secundaria (Estude) 2012-2013 presentado por el delegado del Gobierno para el Plan Nacional de Drogas, Francisco Babín.

El 53,3% de los jóvenes de entre 14 y 18 años ha participado en un botellón en el último mes (a los 14 años ya lo ha hecho uno de cada cuatro) y la edad media de inicio en el consumo de bebidas alcohólicas se sitúa en 13,9 años.

La encuesta también confirma el descenso del consumo de cannabis, que se ha reducido un 36% desde 2005 en este sector de población. Asimismo, cada vez más estudiantes (más del 90%) considera peligroso consumir tabaco.

ALCOHOL Y TABACO

Precisamente, el alcohol y el tabaco, seguidos del cannabis, son las drogas más consumidas por los estudiantes españoles. De hecho, el 81,9% de los jóvenes ha bebido en el último año y el 74% en el último mes, cifras que reflejan "la magnitud del problema al que nos enfrentamos", según detalló el delegado del Gobierno.

La encuesta también desvela que 6 de cada 10 estudiantes se ha emborrachado alguna vez; 5 de cada 10 lo hicieron en el último año y 3 de cada 10 en el último mes, una tendencia que va en ascenso desde 1994.

Babín también mostró su preocupación por el aumento de las mujeres en el consumo de drogas. "La mujer está doblemente perjudicada porque consume antes y porque por su constitución fisiológica resiste menos", advirtió.

Las cifras afirman que las chicas beben en mayor proporción que los hombres, e incluso el porcentaje de las que se emborrachan es superior al de los chicos. El 82,9% de las mujeres de entre 14 y 18 años consumió alcohol en los últimos doce meses, frente al 80,9% de los chicos.

Los atracones de alcohol también afectaron al 43% de los estudiantes de 16 años, que bebieron cinco o más copas en un periodo de unas dos horas alguna vez en el último mes. En la misma situación estuvieron la mitad de los jóvenes de 17 años.

BOTELLÓN COMO OCIO

El botellón, como forma de ocio juvenil, cada vez está más extendido, por lo que la encuesta incluye por primera vez una pregunta al respecto. Así, el estudio desvela que el 62% de los encuentados participó en uno en el último año y el 53,3% en el último mes.

"Este tipo de ocio está muy generalizado en nuestra juventud y centrado en la bebida", indicó Babín, quien advirtió de que se ha llegado a la "banalización del consumo del alcohol", por lo que advirtió del efecto 'contagioso' de esta práctica nociva entre los jóvenes. "Casi todos llegan instruidos entre sus iguales", dijo.

El delegado recordó que el Gobierno está trabajando en una serie de medidas para que se cumpla le legislación y se impida a los jóvenes acceder al alcohol. De hecho, pese a que está prohibida la venta de alcohol a menores, el 61,8% de los jóvenes de entre 14 y 18 años lo compra en el supermercado y los bares y los pubs se lo dispensan al 57,7%.

TABACO

También las chicas fumaron más: el 37,5% frente al 33,1%; aunque el consumo del cannabis está más extendido entre los hombres. No obstante, el 14,9% de ellas prueba los hipnosedantes, frente al 8,4 de los chicos.

El tabaco fue consumido por el 35,3% de los jóvenes y el cannabis por el 26,6%. Se da la paradoja de que los jóvenes españoles consideran menos nocivo el consumo de esta droga ilegal que el tabaco. De hecho, más del 90% de los escolares cree que fumar a diario es peligroso para la salud.

La encuesta también ofrece una radiografía del consumo de cannabis entre los jóvenes, pues es la droga ilegal consumida por un mayor porcentaje, aunque ha disminuido un 36% en la última década. Lo obstante, las cifras siguen siendo preocupantes: tres de cada diez estudiantes lo han probado alguna vez y uno de cada cuatro lo ha consumido en el último año. Es más, el 2,7% lo consume todos los días.

CANNABIS Y OTRAS DROGAS

El delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas advirtió de las consecuencias a corto y largo plazo del consumo de cannabis. El 16% de los menores que lo consumió en el último año corre el riesgo de padecer problemas físicos y psicológicos que se derivan del uso de esta droga (consumir cannabis origina el 94,9% de las demandas de tratamiento entre los menores).

Babín también subrayó que el consumo de cannabis y el fracaso escolar pueden estar relacionados (entre sus consumidores, un 44% ha repetido curso, frente al 28% de repetidores que no consumen).

"El consumo de cannabis produce un defecto en la maduración cerebral de los jóvenes", alertó, que se pueden ver "en el día a día de los adolescentes", pero también "la mayor parte de esos déficits van a permanecer a lo largo de la vida". "Esto es muy serio", denunció.

Entre las drogas emergentes, que suelen venderse por Internet, la encuesta destaca que las más consumidas de este tipo en España son las setas mágicas (2,2%), el 'spice' (1,4%) y la ketamina (1,1%).

Otra de las conclusiones del trabajo es que el consumo intensivo, las borracheras y los atracones (o binge drinking) es muy frecuente y se asocia a un mayor uso de drogas ilegales, propiciando el policonsumo. En el último mes, sólo un 24% de jóvenes no probó ninguna; un 42%, una; un 20%, dos; el 11%, tres, y el 2%, cuatro.

El 1% de los jóvenes de entre 14 y 18 años tomó cinco o más drogas durante los últimos 30 días. Asimismo, el consumo de drogas parece estar relacionado con la hora de vuelta a casa de los jóvenes: cuanto más tarde regresan, más porcentaje de consumir otras drogas además del alcohol.

La 'Encuesta escolar sobre uso de drogas en estudiantes de enseñanzas secundarias (Estudes) 2012-2013' incluye una muestra de 27.500 jóvenes de entre 14 y 18 años de 750 institutos o centros de formación profesional públicos y privados de toda España.