Conducir sin exceso de velocidad salvaría 400 vidas al año

Alrededor de 400 vidas podrían salvarse cada año en España si todos los conductores respetaran los límites de velocidad tanto en carretera como en ciudad, según un informe de la Fundación Mapfre hecho público este miércoles.

El informe, titulado 'La contribución de la velocidad a la prevención de accidentes en España', analiza 500 reconstrucciones de accidentes de tráfico realizadas en los últimos años por Cesvimap (Centro de Experimentación y Seguridad Vial Mapfre), la mayoría de las cuales se refieren a siniestros de gravedad con elevadas repercusiones sociales.

De esos accidentes, 305 son colisiones generales, 124 atropellos, 37 colisiones múltiples y 34 salidas de vía, ocurridos en carretera (61%) y ciudad (39%), y tanto de día (63%) como de noche (37%). El 60% de los siniestros ocasionaron heridos graves o muy graves, un 29% fallecidos, un 9% heridos leves y un 2% sin víctimas. Y en el 59% de ellos hubo exceso de velocidad de alguno de los vehículos implicados.

La investigación se centra en obtener las velocidades a las que se producen los accidentes de tráfico y en comprobar si se hubiesen evitado en el caso de haberse respetado el límite permitido, y extrae conclusiones combinando esos datos con los de siniestralidad de la Dirección General de Tráfico (DGT) correspondientes a 2014: 1.688 fallecidos (de los que 336 lo fueron por atropello) y 9.574 heridos graves (1.902 por atropello).

Así pues, si todos los conductores circularan cumpliendo los límites de velocidad podrían salvarse 379 vidas cada año, así como evitar 1.852 heridos graves (de ellos, 420 por atropello). Además, de no haber excesos al pisar el acelerador se ahorraría un 43% de todas las colisiones entre vehículos y el 69% de todos los atropellos.

DE DÍA Y EN CARRETERA

El informe señala que cuatro de cada 10 conductores implicados en accidentes con víctimas superan los límites de velocidad permitidos (un 43% en el caso de colisiones entre vehículos y un 34% en los atropellos), y que la mayor parte de ellos se producen principalmente de día y en las vías interurbanas.

Por otro lado, el exceso de velocidad causa el 51% de todas las colisiones entre vehículos con fallecidos, un 44% con lesionados graves, un 36% con peatrones muertos y un 32% de peatones heridos. La proporción de conductores que sobrepasa el límite reglamentario en autopista o autovía alcanza el 50%.

Además, reducir un 1% la velocidad media del tráfico supondría una bajada del 4% en los accidentes fatales, por lo que la Fundación Mapfre afirma que el Asistente de Velocidad Inteligente (ISA, por sus siglas en inglés) puede contribuir a disminuir el número de colisiones en un 30% y de muertes en un 20%.

El informe se presentó en una jornada celebrada en la sede de la DGT, en Madrid, para analizar los beneficios del ISA, un sistema tecnológico que utiliza una videocámara que reconoce las señales de velocidad y los datos de límites de velocidad ligados al GPS con el fin de asesorar a los conductores sobre los límites de velocidad existentes en cada momento y en cada punto de la vía. Esta herramienta impide inicialmente de modo automático que el conductor exceda esos límites, aunque puede anularlo temporalmente o desconectarlo.