Comienza el juicio a los padres de Nadia por estafar con la enfermedad de su hija

Los Mossos abaten a un hombre que entró armado en una comisaría gritando "Allahu Akbar"
Foto de archivo de una patrulla de los Mossos |Telemadrid

Seis años de cárcel. Es lo que pide la Fiscalía para Fernando Blanco y Margarida Garau, los padres de la niña Nadia, acusados de presunta estafa al recaudar dinero para tratar a su hija de una enfermedad rara argumentando que tenía que ser operada en EE.UU. a sabiendas de que no era cierto.

Desde hoy están citados en la Audiencia de Lleida unos treinta testigos, incluyendo agentes de los Mossos d'Esquadra y médicos forenses y se ha personado como acusación particular Grupo Inversor para el Desarrollo, SL que hizo aportaciones de unos 13.000 euros. Ni la Fiscalía ni el abogado de la madre, Alberto Martín, han citado a declarar a la pequeña.

Fernando Blanco: "No me arrepiento de nada"

El programa de Telemadrid 'Tras la pista' ha recibido en exclusiva unas declaraciones de Fernando Blanco, el padre de Nadia, desde la cárcel. Este permanece en prisión provisional por, supuestamente, haberse aprovechado de su hija pidiendo donativos para sufragar los gastos de una enfermedad rara que padece -tricotiodistrofia-, y gastárselo en ocio y lujos, junto a la madre de la niña, Margarida Garau. En las declaraciones enviadas al programa, Fernando Blanco asegura que no se arrepiente de nada porque no ha engañado a nadie.

En su escrito de acusación, la Fiscalía pide seis años de cárcel para la madre y lo mismo para el padre por presuntamente estafar a los donantes que aportaron dinero para tratamientos de la menor de la que decían que estaba en peligro de muerte.

La Fiscalía sostiene que los acusados, "con ánimo de obtener un lucro patrimonial ilícito", cuando la niña tenía cinco años, en 2009, crearon la Asociación para la Tricotiodistrofia en Baleares, con el pretexto de recaudar fondos para el tratamiento de la enfermedad, siendo su verdadera intención destinar el dinero a su propio consumo y ocio.

La niña, que vivía con sus padres en Fígols (Lleida) vive con una tía materna en Binissalem (Islas Baleares), municipio al que se trasladó en diciembre de 2016 cuando el juzgado dictó prisión provisional para su padre y libertad con cargos para su madre, que perdió su custodia y puede verla los sábados y los domingos. El padre fue detenido en diciembre en la Seu d'Urgell (Lleida) huyendo de un control policial en la comarca de la Cerdanya, durante un operativo que los Mossos d'Esquadra habían activado ante su riesgo de fuga y al ser arrestado le encontraron una pistola de fogueo.

El padre quiso devolver la recaudación, según el abogado

El abogado del padre de la menor Nadia, ha asegurado que su cliente ha pedido devolver a los donantes el dinero obtenido en 2016.Según el comunicado del letrado, "el dinero recaudado en la campaña de noviembre/diciembre de 2016 se encuentra bloqueado judicialmente, ya que las cuentas bancarias fueron intervenidas en diciembre de 2016". "A pesar de ello y de haberlo solicitado el señor Blanco Botana, no se ha procedido a retornar ni un céntimo de euro a los presuntos perjudicados, siendo la Administración de Justicia quien debe dar la orden de retorno de dichos importes", añade. El abogado del padre asegura que ha aceptado defenderle porque, tras el estudio de los antecedentes, tiene "absolutamente claro que no concurren indicios de un delito de estafa, ni mucho menos delito de estafa continuado, y todavía menos de un delito de estafa en la modalidad hiperagravada", y constata que en septiembre recurrió alegando que la Audiencia no puede ser competente y solicitó la libertad provisional de su defendido.

El despacho afirma que ha solicitado la citación a juicio de todos los profesionales de medicina que han tratado y/o visitado en España a la menor desde su nacimiento --ya que la niña está gravemente aquejada de una enfermedad denominada como rara-- y de todos los presuntos perjudicados que reclaman la devolución de sus aportaciones efectuadas de finales de noviembre de 2016 a principios de diciembre de 2016.

En esta campaña, según el letrado, "se pretendía recaudar 90.000 euros y finalmente se recaudaron cantidades superiores", de las que jamás pudo disponer su defendido, cuyo saldo bancario fue bloqueado. Sostiene que en la campaña de recogida de fondos de 2012 se pretendía recaudar 47.000 euros recaudados y que siempre han sido destinados a la menor, y "cuando existió algún sobrante se hizo llegar a otras personas necesitadas".

Según el abogado, programas televisivos en que apareció su defendido, en la época de campaña de recogida de fondos para la enfermedad de la menor, siempre tuvieron acceso a los informes médicos, e incluso un programa televisivo estuvo con la menor y la familia en una clínica médica en Navarra.