Comienza el juicio por el espectacular robo de cuadros en el Kunsthal

picasso_arlequin
picasso_arlequin |Archivo

Se inicia hoy en Bucarest el juicio contra seis ciudadanos rumanos acusados de haber robado en octubre de 2012 siete cuadros del Museo Kunsthal de Rotterdam, entre ellos un Picasso, un Matisse y dos Monet, que podrían haber sido quemados, según los investigadores.

Al proceso, que está creando una gran expectación en la prensa rumana e internacional, se presentaron cuatro de los seis imputados.

Olga Dogaru, la madre del cabecilla del espectacular robo, ha declaró a la policía que había incinerado los lienzos en una estufa de su casa del apacible pueblo de Carcaliu, al este de Rumanía, para proteger a su hijo, pero se retractó de esta versión más tarde.

La mujer comparecerá hoy por haber ayudado a transportar y esconder los cuadros sustraídos por su hijo, Radu Dogaru, quien realizó el robo junto a Adrian Procop, huido y, por tanto, juzgado en rebeldía.

Además, se hallan imputados por complicidad Eugen Darie y Mihai Alexandru Bitu, así como el exmodelo Petre Condrat, intermediario que fracasó varias veces en los intentos de vender las obras.

El robo, que se perpetró en apenas tres minutos en la madrugada del 16 de octubre después de haber forzado una puerta, causó unos perjuicios de 18 millones de euros pero los expertos valoran los cuadros entre 50 y 100 millones de euros.

Radu Dogaru, de 29 años, se enfrenta a un máximo de 20 años de cárcel, mientras que su madre puede ser condenada a una pena de hasta diez años, en una causa aparte, si se demuestra que ha quemadado los valiosos lienzos.

"Esperamos que Radu Dogaru se escape de una condena máxima de veinte años de cárcel por robo con consecuencias extremadamente graves", señaló el abogado del presunto ladrón, Catalin Dancu.

Sus cómplices se arriesgan a una condena de entre 7 y 20 años.

Un peritaje de expertos rumanos del Museo Nacional de Historia de Rumanía revela que existen restos de tres o cuatro cuadros entre las cenizas halladas en la casa de la mujer, pero el centro no precisó si se trata de los lienzos robados en Rotterdam.

Los supuestos ladrones se apropiaron de "Cabeza de Arlequín", de Picasso; "La Lectora en Blanco y Negro", de Matisse; y "El Puente Waterloo de Londres", de Monet.

"El Puente Charing Cross de Londres", también de Monet; "Mujer delante de una ventana abierta, llamada la novia", de Paul Gauguin, "Autorretrato", de Meyer de Haan, y "Mujer con los Ojos Cerrados", de Lucian Freud, completan la lista de obras sustraídas de la galería holandesa.