El Clínico habilita una Unidad de Trastornos Funcionales del Aparato Digestivo

El Clínico habilita una Unidad de Trastornos Funcionales  del Aparato Digestivo
El Clínico habilita una Unidad de Trastornos Funcionales del Aparato Digestivo |Telemadrid

El Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico San Carlos, ha puesto en marcha una unidad para el estudio, tratamiento e investigación de los trastornos funcionales del aparato digestivo, un grupo de problemas digestivos crónicos que afectan al 40 por ciento de la población, según ha informado la Comunidad de Madrid mediante un comunicado.

Los trastornos funcionales digestivos representan un grupo de enfermedades de las que no se conoce la causa y que se atribuyen a alteraciones en el control de la actividad neuronal o muscular que dirigen el funcionamiento del tubo digestivo.

Entre estas patologías se encuentran el Síndrome del Intestino Irritable, el reflujo gastroesofágico, la dispepsia funcional, el estreñimiento crónico, el síndrome de dolor abdominal funcional y la distensión abdominal.

La patología más frecuente es el Síndrome del Intestino Irritable(SII), una enfermedad crónica que afecta a más de cuatro millones y medio de españoles y que es una de las causas más frecuentes de consulta a los gastroenterólogos.

A esta enfermedad sigue en importancia la dispepsia funcional, que es una alteración crónica que impide y dificulta la digestión completa, y el reflujo gastroesofágico (ERGE), una patología en la que los jugos gástricos que contienen ácido del estómago retroceden hacia el esófago y que en los casos más graves puede desembocar en un cáncer.

REPERCUSIONES SOCIALES Y ECONOMICAS

Los trastornos funcionales digestivos tienen importantes repercusiones sobre las personas que los sufren, ya que les ocasiona limitaciones en la actividad diaria, tanto en su vida laboral como en el disfrute de su actividad de ocio, con la consiguiente merma de la calidad de vida.

Además, es frecuente la coexistencia con otros problemas como depresión, ansiedad y estrés crónico, que muchas veces hace complejo el tratamiento de estos pacientes. Por ello los profesionales de la citada unidad trabajan coordinadamente con los especialistas de otros servicios y unidades del hospital.

Por otra parte, hay un número pequeño de enfermos con trastornos funcionales digestivos graves que requieren una atención muy específica y que también son atendidos en esta nueva unidad del Hospital Clínico San Carlos.

Los factores que provocan estos trastornos son múltiples, lo que generalmente obliga a realizar un gran número de pruebas diagnósticas para poder implantar el tratamiento idóneo en cada caso. Además, en ocasiones el diagnóstico se basa en el estudio de los síntomas ya que no presentan alteraciones detectables en pruebas analíticas o radiológicas.

LABOR INVESTIGADORA Y DOCENTE

Son muchas las lagunas que hay en el conocimiento de estos problemas, tanto en lo referido a su causa como en las posibilidades terapéuticas. Por ello, al tiempo que realizan la labor asistencial, los especialistas de esta unidad tienen una especial preocupación por aumentar el conocimiento de estas enfermedades y poner a disposición de los pacientes los avances que se producen en el tratamiento.

Por ello se están desarrollando varias líneas de investigación dirigidas tanto a estudiar las repercusiones de estos problemas en la población como en la clínica, como la desarrollo de nuevos métodos para el estudio de estos pacientes y la evaluación de instrumentos específicos para investigar estos problemas y su impacto.

Actualmente, la Unidad del Clínico San Carlos desarrolla 19 proyectos de investigación; nueve de ellos centrados principalmente en el área del reflujo gastroesofágico (ERGE) y su relación con la alimentación, el embarazo y la obesidad como factores asociados.

También se investiga el ERGE que no responde a los tratamientos convencionales, y la pirosis funcional. Para estudiar el Síndrome del Intestino Irritable se han iniciado un total de siete proyectos, y los otros tres proyectos están relacionados con el estreñimiento crónico.

La labor docente de esta unidad tiene una gran importancia para los profesionales de la misma ya que, además de formar a los Médicos Residentes, organizan cursos dirigidos a otros especialistas con el objetivo de abordar los modelos asistenciales eficaces para tratar estas patologías.