El Chicle será trasladado este miércoles desde Teixeiro a la cárcel de A Lama por seguridad

La cárcel de Teixeiro pide el traslado del Chicle por motivos de seguridad

El presunto asesino de Diana Quer, José Enrique Abuín Gey, conocido como el Chicle, será trasladado este miércoles desde el centro penitenciario de Teixeiro (A Coruña) hasta la prisión pontevedresa de A Lama, según han confirmado fuentes próximas a la investigación.

Se da respuesta así a la petición formulada ayer por la junta de tratamiento de Teixeiro en una reunión extraordinaria en la que se acordó pedir el cambio por razones de seguridad del interno, ya que en este centro hay presos vinculados a delitos anteriores del Chicle que podrían atentar contra su integridad.

También se teme que los internos tomen represalias contra Abuín por el caso de Diana Quer, la joven madrileña desaparecida en A Pobra do Caramiñal en agosto de 2016 y que fue hallada muerta en el interior de un pozo en la madrugada del pasado 31 de diciembre.

De esta manera, Instituciones Penitenciarias ha avalado el traslado de Abuín Gey a la cárcel pontevedresa, donde permanecerá próximo al juzgado de Ribeira, que actualmente instruye el caso por la muerte de Diana Quer y que todavía tiene diligencias pendientes de practicar.

En el penal de Teixeiro, el Chicle está recluido en el módulo de internos, donde le ha sido aplicado el protocolo de prevención de suicidios, por lo que siempre está acompañado por un preso de confianza, que permanece a su lado durante buena parte del día y con quien comparte celda.

Al Chicle, que tiene una hija menor de edad, y que guió a los agentes al depósito de agua de la nave de Rianxo (A Coruña) en el que estaba sumergido con pesos el cadáver de Diana Quer, una fábrica que será sometida a un nuevo y exhaustivo registro, se le investiga en el caso por la presunta comisión de los delitos de homicidio o asesinato, detención ilegal, y también contra la libertad sexual.

EL JUEZ ACUERDA EL SOBRESEIMINETO DE LAS ACTUACIONES SOBRE SU MUJER

El juzgado de instrucción número uno de Ribeira (A Coruña) ha acordado el sobreseimiento provisional y parcial de las actuaciones respecto a Rosario Rodríguez, la mujer de José Enrique Abuín Gey, el Chicle, principal sospechoso de la desaparición y muerte de la madrileña Diana Quer. El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha informado de este paso en el marco de la causa que se sigue por el fallecimiento de esta joven de 18 años, "al no existir en este momento indicios suficientes para dirigir el presente procedimiento frente a la misma".

Se indica en el auto que "debe tenerse en cuenta que a pesar de las variadas declaraciones prestadas por la investigada en sede policial, situándose en un primer momento en la noche del 21 a 22 de agosto de 2016 junto a su esposo en la salida de este de su domicilio, de lo que se derivaría su posible participación en los ilícitos investigados, posteriormente se retractó de tales afirmaciones, habiendo prestado declaración en tal sentido en sede judicial". Dicha versión, en la que manifiesta que permaneció en la vivienda que compartía con el presunto autor del crimen, "resulta contrastada por el resto de diligencias practicadas, teniendo especial relevancia a tal efecto por su objetividad el estudio de los datos arrojados por su terminal telefónico, que indican que permaneció en todo momento en su vivienda situada en el término de Rianxo".

Finalmente, constata la resolución judicial, "de los informes médico forense y del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses remitidos no se desprende la existencia de indicios ni de muestras genéticas que indiquen la participación en el hecho de varias personas, lo que por otro lado concuerda con lo declarado en sede policial y con el modus operandi policialmente atribuido a J.E.A.G.".

Para el juez instructor, "no existen por tanto en el momento actual indicios de entidad suficiente que apunten a la participación de R.R.F. como autora o cómplice en los ilícitos investigados, ni se considera posible en el momento actual la práctica de diligencias de las que pudieran modificarse tal extremo, las cuales tampoco han sido propuestas, sin perjuicio que de la instrucción de la causa puedan derivarse nuevos hechos o pruebas que permitan dirigir el procedimiento frente a la misma".

En relación a la existencia de indicios frente a la misma a título de encubridora, afirma el juez que "debe tenerse en cuenta que de lo obrante en la causa se desprende una participación activa con el fin de desviar las investigaciones policiales dirigidas hacia su esposo". "Si bien tal conducta podría resultar moralmente reprobable, habiendo entorpecido notablemente la investigación policial, dificultando el esclarecimiento de los hechos y la identificación de su presunto autor, lo cierto es que nuestro legislador ha establecido expresamente la atipicidad de dicha conducta, estableciéndose en el artículo 454 del Código Penal que están exentos de pena los encubridores que lo sean de su cónyuge, con la sola excepción de los encubridores que se hallen comprendidos en el supuesto del número 1.º del artículo 451, que no es el presente".

Al Chicle, que tiene una hija menor de edad, tres hermanas, y que guió a los agentes al depósito de agua de la nave de Rianxo (A Coruña) en el que estaba sumergido con pesos el cadáver de Diana Quer, una fábrica que será sometida a un nuevo y exhaustivo registro, se le investiga en el caso por la presunta comisión de los delitos de homicidio o asesinato, detención ilegal, y también contra la libertad sexual.

SE AFERRA LA VERSIÓN DEL ATROPELLO

José Enrique Abuín Gey, alias 'el Chicle', ha reiterado ante su defensa que la muerte de Diana Quer se produjo por un atropello fortuito y que no hubo agresión sexual. A falta del informe de la autopsia, que se conocerá en los próximos días, su letrado ha pedido una pericial psicológica que determine la imputabilidad del detenido. Así lo ha dicho su abogado, Ramón Sierra, a la salida de la cárcel de Teixeiro, donde Abuín Gey se encuentra en prisión provisional y donde este lunes ha mantenido un encuentro de dos horas con él, el primero desde que el viernes concluyó el periodo de prisión incomunicada.

En su encuentro, 'el Chicle' ha "mantenido exactamente" su versión en la parte que "interesa" a su defensa, reafirmando que "no ha habido ningún componente sexual" en lo sucedido, ni en el caso de Diana Quer ni en el de la joven del día de Navidad. "Eso a nosotros nos mantiene en la línea de estar a la espera del informe preliminar de la autopsia", ha dicho Sierra, en referencia a la posibilidad de dejar el ejercicio de la defensa de Enrique Abuín en caso de que se confirme que hubo una agresión sexual.

'El Chicle' ha reiterado a su abogado que lo que se produjo el 22 de agosto de 2016 fue un "atropello fortuito", una versión a la que ha hecho "matizaciones" aunque sin cambiar la esencia. En todo caso, ha negado que reconociese en ningún momento haberla estrangulado, algo que el propio letrado, que le acompañó la noche del registro en la nave industrial de Asados, tampoco escuchó.

EL DEFENSOR REITERA QUE ABANDONARÍA SU DEFENSA SI SE REVELASE UNA AGRESIÓN SEXUAL

Una de las incógnitas todavía por despejar para definir el futuro de la defensa son los resultados del segundo informe de la autopsia practicada al cadáver. Este informe deberá despejar la causa de la muerte de Diana Quer, así como determinar si se produjo agresión sexual. El letrado de 'el Chicle', ante quien siempre ha sostenido que la muerte se produjo de forma accidental, ha avanzado en varias ocasiones su intención de dejar la defensa de Abuín Gey en caso de que el informe de la autopsia revele una agresión sexual o que la causa de la muerte sea incompatible con lo que le ha trasladado su defendido.

Aunque, en principio, el letrado contaba con disponer ya para esta tarde del informe, finalmente no ha sido aún trasladado a las partes, algo que, previsiblemente, se producirá en los próximos días.

Con condenas anteriores por otros hechos delictivos, en 2015, la Audiencia Provincial de A Coruña condenó a José Enrique Abuín Gey a dos años y seis meses de prisión por un delito contra la salud pública. Lo hizo tras un operativo antidroga, autorizado por un juzgado de instrucción de Ferrol y que se llevó a cabo en 2007. Como resultado del mismo, se juzgó a una decena de personas.

En concreto, según recoge el fallo, al que ha tenido acceso Europa Press, dos los acusados se habrían desplazado hasta la provincia de Valladolid para recoger 608 gramos de cocaína que trajeron a Galicia. Sin embargo, a la altura del término municipal de Guitiriz (Lugo), en junio de 2007, fueron interceptados por efectivos de la Guardia Civil. Como resultado de esta operación, se detuvo, entre otros acusados, a José Enrique Abuín Gey. A él y a otro procesado se les incautaron diversas cantidades de cocaína, con un valor en el mercado de 706.429 euros. Sobre esta droga, Abuín aseguró que no sabía lo que contenían las bolsas intervenidas y que se las había dado un tío suyo para que se las guardara.