Cae en Mallorca el capítulo más importante de los Ángeles del Infierno

Ángeles del Infierno
Ángeles del Infierno |Telemadrid

Una operación conjunta de la Guardia Civil y la Policía Nacional, con la colaboración de INTERPOL, EUROPOL, EUROJUST y las autoridades alemanas, austriacas y holandesas, ha permitido localizar y arrestar en Mallorca al líder europeo de los Ángeles del Infierno y desmantelar el entramado de blanqueo de la organización en España.

Hasta el momento hay 25 personas detenidas en las Islas Baleares, a los que se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, contra la salud pública, extorsiones, amenazas y coacciones, blanqueo de capitales, relativos a la prostitución, encubrimiento y estafa.

Se han practicado 30 registros en los que se ha incautado armas de fuego, varias armas blancas, una defensa eléctrica, 10 automóviles, 4 motocicletas de alta gama, embarcaciones, cerca de 50.000€, numerosas joyas y diversas cantidades de cocaína, marihuana y anabolizantes.

Las investigaciones se han extendido durante dos años contra esta organización delictiva de ámbito internacional que gira en torno a un club de moteros mundial conocido como los HAMC (Hell’s Angels Motor Club). Sus miembros se dividen en “Capítulos” diseminados en cerca de 40 países en los cinco continentes y en el caso de España se encontraban afincados en Mallorca por su situación geográfica y la presencia de ciudadanos extranjeros, potenciales víctimas de sus prácticas de extorsión.

Las actividades criminales de miembros de los HAMC investigadas en España van desde un homicidio en grado de tentativa hasta blanqueo de capitales, tráfico de drogas y de armas, delitos relativos a la prostitución, extorsiones, atentado a agente de la autoridad, apropiación indebida, amenazas, coacciones, robo con violencia, extorsión y detención ilegal.

EXPERTO FALSIFICADORES

Una importante fuente de ingresos del grupo provenía de la explotación sexual de mujeres en distintos clubes de Alemania. Las víctimas eran obligadas a prostituirse bajo amenazas y coacciones e incluso llegaban a utilizarlas como personas interpuestas en trámites administrativos como la titularidad de empresas o bienes. En ocasiones eran las propias víctimas las encargadas de transportar hasta España los beneficios en metálico obtenidos por el ejercicio de la prostitución en el país germano.

Otra de las vías de obtención de dinero consistiría en la práctica de extorsiones (también cobro de deudas o “consecución” de inversiones o propiedades), principalmente a ciudadanos extranjeros. Las víctimas se sentían muy intimidadas por el carácter violento y agresivo de los extorsionadores (algunos de ellos expertos en artes marciales), quienes llegaban a solicitar un pago inicial de 420.000€. A las amenazas en persona, habría que sumar las comunicaciones a través del correo electrónico, mediante el que enviaban a familiares de la víctima “dossiers” fotográficos que recogían los hábitos de vida de los mismos en otros países europeos como Alemania u Holanda.

INVERSIONES EN DINERO NEGRO

Los ingresos obtenidos con las diferentes actividades delictivas eran blanqueados por “Capítulos” en otros países. En el caso de España, los HAMC pretendían invertir una importante cantidad proveniente de las actividades en Turquía y Alemania para la construcción de un circuito de Fórmula 1 en Mallorca. Las operaciones de blanqueo de capitales eran realizadas a través de un entramado de empresas a nombre de testaferros, que también eran usados para figurar como supuestos propietarios de distintos bienes, como una finca en Lloret de Vistalegre (Mallorca), valorada en 2,5 millones de euros y cuyos propietarios reales serían el líder de los HAMC en Europa y un colaborador.

La explotación operativa de esta operación ha permitido, además de la detención de 25 personas, desmantelar el entramado de empresas y negocios fraudulentos que servían para cometer el blanqueo de capitales y demás delitos. Entre los detenidos se encuentran los máximos responsables de los HAMC en Mallorca, así como el líder de la organización en Alemania y a nivel europeo.

La investigación, de dos años de duración y que continúa abierta, ha sido desarrollada conjuntamente por agentes del Servicio de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Islas Baleares y de la Unidad Central Especial (UCE-3), y del Grupo de Atracos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Islas Baleares de la Policía Nacional, con la colaboración de la policía alemana, EUROPOL, EUROJUST e INTERPOL.