Artistas, escritoras y cantantes cuentan su experiencia con el cáncer de mama

Todas han pasado por un Cáncer de Mama y quieren que su experiencia sirva para contribuir a la lucha de otras mujeres. Esta tarde ha tenido lugar un taller sobre el cáncer de mama que ha presentado la actriz Cayetana Guillén Cuervo y en el que han participado la oncóloga Ana Lluch, la cantante de Chambao, Lamari, la bailaora Cristina Hoyos y la escritora María Hernández.

Una enfermedad que ha marcado su vida y su profesión de esta forma y que cuentan en primera persona para acercar a todos los ciudadanos su experiencia. En el madrileño espacio La Industrial, se ha celebrado este primer Taller de Arte e Innovación ‘La vida y nada más‘, promovido por la compañía Roche y que, en esta ocasión, ha estado dedicado al cáncer de mama.

El encuentro ha estado moderado por Cayetana Guillén Cuervo. Los talleres de Arte e Innovación persiguen acercarnos a algunas enfermedades de una manera distinta. Para ello se invita a artistas de distintas disciplinas (cantantes, escritores, actores, directores de cine…) que un día enfermaron para que cuenten cómo aquella dolencia marcó durante un tiempo su obra o por qué y cómo decidieron comunicarla.

También se cuenta con artistas que no han padecido la enfermedad en cuestión pero que optaron por convertirla en elemento protagonista de su película, de su cómic, de su disco o de su libro. Han participado, además, médicos para arrojar luz sobre el momento actual de la enfermedad.

HALLAN DIANA TERAPÉUTICA CONTRA EL CÁNCER MAMA MÁS AGRESIVO

Este lunes se ha producido además una buena noticia en la lucha contra esta enfermedad: Un equipo internacional de científicos ha encontrado una nueva diana terapéutica para el cáncer de mama triple negativo, el más agresivo y con peor pronóstico, y el único que no cuenta con terapias dirigidas.

Actualmente, este tipo de cáncer sólo se trata con quimioterapia, pero mientras que algunos pacientes responden bien al tratamiento y se curan, otros tienen muy mal pronóstico y fallecen en poco tiempo.

El estudio, dirigido por la investigadora catalana Fara Brasó-Maristany junto al oncólogo Andrew Tutt, del King's College de Londres, se ha hecho en colaboración con científicos del Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO), del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York y del Institute of Cancer Research de Londres.

El cáncer de mama se divide en tres grupos clínicos importantes: dos del tipo ER, que expresan receptores de hormonas (de estrógenos o de progesterona), y un tercero que expresa receptores de HER2. Los dos primeros afectan al 70 % de los pacientes y el tercero (HER2), a un 20 % de los enfermos de cáncer de mama.

Pero el 10 % restante tiene el llamado triple negativo, que responde a su nombre porque "no expresan ninguno de los tres receptores que se miran para diagnosticar (estrógenos, progesterona y HER2)", explica a Efe Violeta Serra, investigadora del Grupo de Terapias Experimentales del Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y coautora del estudio.

Y aunque son agresivos, los dos primeros tipos de cáncer de mama cuentan con hormonoterapias específicas y con terapias dirigidas a los receptores de ER o HER2, mientras que para el triple negativo el único tratamiento posible es la quimioterapia que no funciona igual para todos los pacientes.