Alemania incluye a Madrid y País Vasco en zona de riesgo y desaconseja los viajes

Alemania incluye a Madrid y País Vasco en zona de riesgo y desaconseja los viajes
Alemania incluye a Madrid y País Vasco en zona de riesgo y desaconseja los viajes |EFE

Alemania ha incluido a las comunidades autónomas de Madrid y País Vasco en la lista de regiones de riesgo por coronavirus a las que aconseja no desplazarse si no es para viajes esenciales, calificación en las que se encontraban ya Cataluña, Aragón y Navarra.

La página web del Ministerio de Asuntos Exteriores incluyó esta nueva advertencia en la actualización de sus informaciones a los viajeros hacia España.

La relativa a las regiones de Cataluña, Aragón y Navarra se habían incorporado a finales de julio a consecuencia de la evolución de la pandemia del coronavirus.

El aumento de las nuevas infecciones y las restricciones impuestas para desplazamientos locales justifican estas medidas, según el departamento alemán de Exteriores.

Las comunidades de Madrid y País Vasco han quedado así incluidas en la lista de regiones de riesgo por el coronavirus del Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia en Alemania.

En esta lista, que contienen unas 130 regiones de todo el mundo, estaban ya Cataluña, Aragón y País Vasco desde finales de julio, mientras que en las últimas semanas se incorporaron a ella Amberes, en Bélgica, parte de Hungría y Rumanía, además de Luxemburgo, en lo que concierne a territorio de la Unión Europea (UE).

Obligatorio someterse al test

Desde el pasado sábado, es obligatorio someterse al test de la covid-19 para todos los viajeros que ingresen en Alemania procedentes de zonas consideradas de alto riesgo.

Los test pueden hacerse antes de viajar a Alemania -como máximo, 48 horas antes de llegar ahí-, o bien ya en el país, sea en centros establecidos en aeropuertos, estaciones de tren y terminales de autobús, o en consultorios médicos en el lapso de las 72 horas siguientes.

Hasta que se tengan los resultados, el viajero queda en cuarentena domiciliaria. Las personas que se nieguen a realizar el test pueden ser multadas con hasta 25.000 euros.